Volver a ser un niño

Hay una campaña contra Rajoy; otra, contra Pedro Sánchez; otra, contra Tania Sánchez; otra, contra Artur Mas; otra, contra Aguirre. Hay una conspiración contra Kirchner y varias, contra la familia Pujol; una, juntos y otra, por separado. Y también hay varias contra Podemos. Una, contra el partido y otra, contra cada uno de sus dirigentes.

No hay conspiraciones. Hay gente concreta que toma decisiones concretas en momentos concretos. Normalmente, de forma improvisada y estúpida. Pero ser víctima de una conspiración evita asumir cualquier responsabilidad, facilita no tomar decisiones y lo mejor es que lo explica todo. Es como volver a ser un niño.

Deje un comentario