Van a por los trenes

Leo en La Vanguardia:

La red ferroviaria de Alta Velocidad española, de unos 2.900 kilómetros de longitud, no tiene un grado de uso por pasajeros mínimo para alcanzar el umbral de la rentabilidad, estimado en entre 6,5 y 8 millones de viajeros.

Yo creo que la cohesión social de un país es algo rentable, aunque no se pueda medir.

Van a por los trenes; ahora que ya está todo hecho con el dinero de todos y funciona, hay mucha gente pensando en quedárselo para hundirlo y, después, endosárselo de nuevo al estado. Leerán muchos informes sobre las pérdidas de Renfe y Adif.

PD: La red religiosa creo que tampoco tiene un grado de uso mínimo parroquia/parroquianos para alcanzar el umbral de rentabilidad.

Deje un comentario