Suárez

ABC rescata una entrevista con Adolfo Suárez que parece sacada de una pelí­cula setentera de Bergman. La parte dedicada a la prensa es muy interesante porque, aun habiendo ido a peor, mantiene su esencia. Toda la entrevista es muy recomendable.

Algunos periodistas me preguntan sobre un tema polí­tico para tratar de convencerme de sus posturas. Entonces les digo: ¿Ustedes, qué quieren: saber mi opinión o convencerme de la suya?… Porque si vienen a hacerme una entrevista, les interesará conocer mi criterio, supongo. Y tendrí­an que escucharlo libre de prejuicios. Después, ustedes lo estudian, se informan y, si no les gusta, lo critican… Después, todo lo que ustedes quieran».

«Pero sólo se tienen presentes a ellos mismos. Escriben para ellos mismos… Los comentarios polí­ticos suelen ser mensajes que no entiende casi nadie. De ahí­ que la prensa tenga cada vez menos lectores. De ahí­ que los polí­ticos estén cada dí­a más separados del pueblo… Porque han acabado todos cociéndose en la gran cloaca madrileña… Y molesta mucho que yo hable de una gran cloaca madrileña. ¡Pero es verdad! No existe la preocupación de sobrevolar por encima. Nadie intenta hacer una crí­tica objetiva de las actuaciones polí­ticas, con independencia del partido que realiza la acción».

«La prensa persigue intereses concretos —polí­ticos o personales del polí­tico que le informa—. Defiende las conveniencias de alguien que instrumentaliza a ese periodista. Y los periodistas se han convertido en correas de transmisión de los intereses de grupos determinados».

(…) Yo repito a menudo que en España está ocurriendo un fenómeno muy grave: las cosas entran por el oí­do, se expulsan por la boca y no pasan nunca por el cerebro… casi nunca pasan por la reflexión previa».

Deje un comentario