Sigue la conversación entre liberales españoles

Seguimos leyendo:

Por ejemplo, respecto del alcalde de Boadilla, Arturo González Panero (PP), afirma: “Si entrego la cinta que tengo del albondiguilla [apodo que le da a González Panero] se caga, pero voy también al trullo, y además me interesa seguir haciendo negocios cuatro años en Boadilla”. Y sobre un concejal de dicho municipio, también del PP, sostiene: “Le pusimos ahí­ y está subidito, se le ha olvidado que ha estado en la mierda”.

(…)

El fruto de sus actuaciones ilegales parece desembocar en inversiones opacas: “Voy a Cartagena de Indias, he comprado un terreno por teléfono, he mandado la pasta a Panamá, está en el casco antiguo, dentro de la muralla. Y voy luego a Nueva York, y luego a Miami a ver mis cosas”. Isabel Jordan, subordinada suya detenida, lo ratifica: “A él le seguirá yendo bien, aunque le vaya mal en España. í‰l tiene su dinero en las Islas Caimán”.

Cartagena de Indias. ¿De qué me suena, dirá el lector? Hace unas semanas, se desveló que el vicepresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González habí­a estado en esa ciudad con un grupo de empresarios (con bolsas blancas que aparecí­an y desaparecí­an, recuerden) donde estaba Pedro Antonio Martí­n Marí­n, relacionado con este nuevo follón. Fue el primer espionaje. Cartagena de Indias. Un buen conspiranoicos no deberí­a necesitar nada más para enlazar una buena sospecha.

Deje un comentario