Reflexión económica III

Hace unos meses, leí­ un libro de Chomsky titulado Hegemoní­a y supervivencia (sí­, ya sé es Chomsky) en el que, además del tradicional repaso chomskiano a todas las barbaridades estadounidenses alrededor del mundo, sostení­a que, caí­do el Muro, a EEUU le quedaban las dos alternativas que daban tí­tulo al libro. Podí­a optar por mantener su hegemoní­a a nivel mundial donde la ausencia de contrapeso claro (papel que jugaron las potencias coloniales, primero, o la URSS, después) le obligarí­a a un esfuerzo militar, comercial y diplomático (sobornos, se entiende) que harí­a tambalear su economí­a y conducirí­a al paí­s al colapso. La opción de la supervivencia pasarí­a por reconocer errores pasados y plegar velas pactando el orden mundial con la UE, Rusia, América Latina, China, India y el Mundo Musulman, si es que tal cosa existe, bajo la recuperada autoridad de la ONU.  

La tentación del milenarismo, Arrabal puede dar fe, es poderosa, como la del anillo único. No creo que veamos el colapso de Estados Unidos, ni siquiera dejando de fumar, pero sí­ veremos como cambian las cosas y la sociedad, que es menos tonta de lo que los lectores de encuestan piensan, optará por la supervivencia, aunque seguro no exactamente en la forma predicha por Chomsky.

PD: Cada vez que se habla de la economí­a de EEUU, pienso en el Katrina y creo que todo tiene que ver.

Deje un comentario