Podemos recordarlo por usted

We Can Remember It for You Wholesale es el cuento en el que se basa Desafí­o Total, la peli en la que sale un marciano que se parece a Pujol (sí­, uno del equipos de efectos especiales era catalán e hizo la broma) y cuya música da entrada a los partidos del Plus (a mí­ me recuerda más a Tenerife que las tonadas de los Sabandeños). El argumento parte de una idea que está al caer. Una empresa, Memory Call, implanta recuerdos a los trabajadores que no pueden pagarse las experiencias reales. Tras un fallo del sistema, el protagonista no sabe si está en la realidad o en el sueño programado. Al final, claro, todo es una conspiración.

Bien, la cosa de implantar recuerdos está al caer… o ya ha caí­do. Leo el siguiente texto:

Probablemente la Alaska de los 80, de la Movida madrileña, fue el sí­mbolo de un gran cambio cultural, pero para mí­ canciones como A quién le importa, Ni tú ni nadie o La Rebelión de los Electrodomésticos fueron ni más ni menos (sobre todo, ni menos) que las canciones de mi infancia. 

Que se completa con referencias a Loquillo y a la Bola de Cristal. 

Hay un primer implante de memoria referido a Alaska. Ni tú ni nadie es de Deseo Carnal (1985) y A quién le importa es de No es pecado (1986). La Rebelión de los electrodomésticos es de la etapa de los Pegamoides, finalizada en 1982. El autor del teexto tiene 20 años, lo que quiere decir que no habí­a nacido cuando todas esas canciones se publicaron. Es cierto que no hay que ser muy dogmático porque, entre las cintas de mi infancia estaba el concierto de Paco Ibáñez en el Olympia de 1968. A mi favor (para demostrar que no he visitado Memory Call) debo decir que recuerdo cuándo se grabó la cinta del LP, dejando fuera (es lo que tení­an las cintas) Coplas a la muerte de su padre y Soldadito Boliviano.

El segundo implante de memoria se refiere a la Bola de Cristal y es, cuanto menos, repugnante. El tipo que lo escribió tiene 20 años, lo que quiere decir que nació en 1988, justo cuando dejó de emitirse la Bola de Cristal, cuya aparición en DVD es de hace, tiremos por alto, cinco años. Si su infancia ha durado hasta los quince años, deberí­a buscar ayuda. Lo repugnante es que el tipo que lo escribe es del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid y de Nuevas Generaciones del PP; lo que quiere decir que, si hoy repusieran la Bola de Cristal, recogerí­a firmas para acabar con el programa. Lo mismo que habrí­a pedido que se retirara la Edad de Oro (que nunca vi) después de que Psychic Tv sacara un crucifijo con cabeza de cerdo o la Caja de los Ritmos (que sí­ veí­a) tras la canción del las Vulpes, con querella a Carlos Tena promovida desde el ABC verdadero por Luis Marí­a Ansón. 

Porque, recordemos, en la Bola de Cristal habí­a cosas como estas:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=sWgSPo4zEvA[/youtube]

O esta, donde Iñaki Glutamato dice, después de cantar y hablando con infantes: mis amigos tienen bigote; Dalí­ llevaba bigote, Stalin llevaba bigote y Vicente Calderón lleva bigote.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=c7g2_D7wA20[/youtube]

Viva el mal, viva el capital.

PD2: Yo, de mayor, quiero ser como Alaska y ser a la vez, a la misma vez, un icono gay y cobrar de un programa en el que insultan a los gays; ser la estrella de la Edad de Oro y amiga de los que cerraron la Edad de Oro. !Viva el entrismo!  

Deje un comentario