Periodismo snap shot y periodismo cum shot

Cum-shot es la escena del cine porno en la que se muestra la eyaculación y se trata de un bloque profundamente reglamentado. En los contratos, se describe quién eyaculará, dónde y qué hara la actriz con lo eyaculado (que no siempre es semen, ingenuos). También se explicita qué pasará en el caso de que algún actor no pueda hacerlo, quién lo sustituirá y qué parte de la remuneración del cesante se llevará. Snap-shot se traducirí­a por instantánea y es una foto en la que el autor muestra un trozo de lo que está viendo. Además de periodismo castizo y periodismo moderno, hay periodismo cum-shot y periodismo snap-shot.

El Mundo publicó el domingo un texo que parecí­a una entrevista con ZP. Pero no lo era. Era un mamazo. Un mamazo es una pieza de periodismo castizo que reproduce una conversación carente de sustancia para el lector y que sólo es interesante para los objetivos de entrevistador y entrevistado. En este caso, el entrevistado, ZP, vuelve a dar en los morros al grupo prisa dando su ‘perfil más humano’ (como si tuviera un perfil extraterrestre; quizá sí­ que lo tiene) al medio más odiado (por los periodistas, no por los dirigentes). Para el entrevistador, la pieza sirve para seguir con su guerra anti-Rajoy (ZP: “Rajoy no entiende que en polí­tica el comienzo es más de la mitad de todo”), que no es una guerra de conceptos ni de ideas ni de personas; es una guerra para demostrar quién es el macho-alfa del bloque de la derecha. El mamazo y el pajote (texto sin ninguna base real para sustentar una campaña polí­tica) son las piezas fundamentales del periodismo castizo o cum-shot.

Ese mismo dí­a, La Vanguardia publicaba el texto de Enric Juliana que reproducimos un poco más abajo. Era periodismo snap-shot, una instantánea de la situación polí­tica empleando las herramientas básicas del periodismo: la descripción, el contexto y la proyección.

Creo que la cosa no está clara pero es el problema de encontrar el nombre antes del concepto.

Deje un comentario