Pedro J. Water

Sé el agua, amigo mí­o, recomendaba el anuncio. El periodista Ramí­rez, hombre lí­quido por antonomasia, es capaz de defender lo mismo y su contrario y al revés sin ningún problema con tal de que le sirva para lo que esté defendiendo en ese momento. Hoy aprovecha para tratar de resucitar la teorí­a de la conspiración:

11m

El gran defensor de los derechos humanos, el gran azote de la guerra sucia y la tortura nos ofrece esta información para tratar de salvar el culo que le queda sin mencionar, en esa portada, que estos cinco acusados llevan, dependiendo de los casos, entre siete o cinco años en cárceles secretas, puntos negros (barcos prisión) y el centro de Guantánamo sometidos a torturas, sin saber de qué se les acusaba, ni dónde estaban ni, por supuesto, hablar con un abogado, ni con un juez. En fin, un sistema bastante diferente del español. No caigamos en la tentación de decir que si el Egipcio hubiera pasado cinco años en un barco prisión y estuviera delante de un tribunal militar en una zona sin jurisdicción, sin abogado, ni instrucción, ni derechos, su declaración podrí­a haber sido similar a la de estos señores. Vaya, ya lo he dicho.  

PD: No descarten que Ramí­rez acabe a los pies de Rajoy.

PD2: A todos los que piensen que EEUU es un paí­s repugnante, recomiento leer esto:

Deje un comentario