Pan

La noticia más interesante está en El Paí­s y la firma Cristina Delgado:

Los panaderos hornean las subidas

La alta demanda de cereales para biocombustibles lleva el precio del trigo a máximos sin precedentes. La barra de pan se encarecerá previsiblemente en septiembre  

Donde leemos 

El motí­n de Esquilache, encendido por el recorte de capas y sombreros, hirvió a fuego lento meses antes por la subida del pan, que pasó de costar ocho cuartos a 12 en el Madrid de 1766. Los panaderos se preparan estos dí­as para un nuevo aumento de los precios, arrastrados por un encarecimiento del trigo de hasta el 50%. Nadie teme hoy una revuelta, pero administraciones, asociaciones agrarias y de consumidores exigen a la industria que ajuste los márgenes antes de trasladar los precios al consumidor, que ya carga con subidas en la leche, los huevos y la carne.

(…) La escasez internacional motivada por la sequí­a en paí­ses de Europa del Este, el mayor precio de la energí­a y sobre todo el aumento de tierras dedicadas al biocombustible, han impulsado el coste en todo el mundo, con una población que no deja de crecer. “A todos estos factores estructurales hay que añadir los especulativos. Cuando una industria está en alza, muchos esperan a los mejores precios. Teniendo en cuenta las subidas del trigo, hay gente sentada encima de su montón esperando a vender en el mejor momento”, explica Sánchez.

(…) Los huevos y la leche aumentaron su precio en origen un 20%. Las marcas han trasladado las subidas paulatinamente, y para después del verano el litro de leche puede llegar al euro en los supermercados. Los productores de carne de ave auguran 20 céntimos más por kilo de pollo limpio. Aseguran que alimentar a los pollos supone un 70% del gasto de su crí­a y los piensos les cuestan hasta un 40% más.

(…) Las asociaciones de consumidores piden calma y coherencia. Temen que los intermediarios y establecimientos aprovechen las subidas para aumentar sus márgenes. La Organización de Consumidores y Usuarios acusa a algunas asociaciones de productores de ser excesivamente alarmistas. Minimizan la subida recordando que los alimentos suponen cerca del 20% del presupuesto familiar. “En los años cincuenta, donde gastaban más del 50% en comida hubiese sido más grave, pero ahora, aunque sí­ supondrá un extra, los hábitos de consumo han cambiado”, razonan. Rocí­o Algeciras, abogada del gabinete jurí­dico de Facua, apunta a que muchas veces “la industria sube los precios dos veces: la primera cuando se avisa de que se prevé una subida, y la segunda cuando suben de verdad”.

Deje un comentario