Pactar en Irán

La encuestas dicen una cosa que no se destaca. El 25 de mayo podemos levantarnos en un país en el que no haya mayorías absolutas. Según los sondeos, son muy pocas las instituciones con un ganador claro. Y es posible que, a partir de la publicación de las encuestas, un porcentaje significativo decida su voto. Hay quien ha descubierto nuevas candidaturas y hay a quien le ha entrado miedo.

Si las encuestas aciertan, en casi todas las ciudades, alguien tendrá que llegar a acuerdos con alguien o álguienes. Es posible que eso ralentice las decisiones, pero también lo hará con la corrupción porque nadie podrá colocar a toda su gente y, cuando haya problemas, nadie querrá que le salpique la mierda ajena.

Será muy interesante ver cómo se gestiona eso en un país que, como Irán en los 70, decidió en el XVI ser el defensor de la fe verdadera y renunciar a la cultura, la ciencia y la política. Un país en el que dialogar, y no digamos pactar, es perder.

Deje un comentario