Me reinicio

La culpa de todo la tuvo Franco, concretamente, Franco Gemma. La selección de fútbol tení­a que disputar una eliminatoria contra Turquí­a para meterse en el Mundial de Suiza de 1954. Aquí­ se ganó 4-1 y allí­ se perdió 1-0; como no importaba la diferencia de goles, hubo que ir a un partido de desempate. Se jugó en Roma y, con Kubala inhabilitado por la FIFA, no pasamos del empate. Tampoco habí­a prórroga ni penalties y un niño italiano llamado Franco Gemma fue el encargado de sacar el papelito: Turquí­a. Cuatro años después, también quedamos fuera por un sorteo y en el de Chile, Di Stéfano se lesionó en el último partido de preparación. En 1964, llegó Marcelino y la Eurocopa y el gafe parecí­a amainarse pero, de de los siguiente tres mundiales, faltamos a dos. Volví­amos en Argentina 78 y comenzamos con una derrota ante Austria. Después, en Mar de Plata, Cardeñosa controló en el área pequeña sin portero pero la mandó a la pierna izquierda del defensa brasileño Amaral. 

De todo lo anterior, no me acuerdo pero, de lo que viene, sí­. Del empate ante Honduras en el Mundial de España y del penalty inventado por Sorensen para que pasáramos de la primera fase. Me acuerdo del fallo de Arkonada; podrí­a acordarme de los goles de Maceda ante Alemania y Dinamarca pero no puedo. También me acuerdo más del penalty de Eloy que de los goles de Butragueño. Y de la falta de Stoijkovic en Italia y de los goles de Luis Fernández y Papin que nos dejaron fuera de Suecia. Y, claro, del mixto de Salinas ante Pagliuca y del codazo de Tassotti a Luis Enrique que no vio Sandor Puhl. Y es un no parar. Los penalties de Hierro y Nadal ante Inglaterra y, en el Mundial de Francia, la cagada de Zubi ante Nigeria. El penalty de Raúl en la Eurocopa de 2000 y, dos años después, El Ghandour anuló dos goles y Joaquí­n falló el penalty. Siempre habí­a un árbitro y un penalty fallado que acaban teniendo un tremendo tufo a excusa. Pero ya está. Se acabó todo aquéllo. Me reinicio. (Publicado el 7 de julio de 2008)

Deje un comentario