La humanidad, en (menos) peligro

Hoy parece que llueve menos. Enric Juliana publica en La Vanguardia una crónica tranquila que busca por debajo de la alfombra roja. Comienza así­:

En la España barroca no todo es tan trágico como parece. El presidente del Gobierno dijo ayer no al segundo plan soberanista del lehendakari Juan José Ibarretxe – un no rotundo, televisivo y casi severo, para que se oyese de Algeciras a Ferrol- pero nada rompe, ni parece que vaya a romper, la sólida entente entre el PSOE y el Partido Nacionalista Vasco en ámbitos tan decisivos como son la estabilidad parlamentaria, los presupuestos y la polí­tica anti ETA. Ayer, en la Moncloa, Ibarretxe logró rizar el rizo vasco: puso en escena un desafí­o al Estado, a la vez que afianzaba la alianza con el Gobierno.

El último párrafo, al estilo morcillesco que proponí­a Josep Pla, recoge las ideas iniciales y lanza una nueva:

Si España fuese trágica al pie de la letra, hoy comenzarí­a a hablarse seriamente de una posible suspensión de la autonomí­a vasca, perfectamente prevista por el artí­culo 155 de la Constitución. Pero como en España nada es exactamente lo que parece, Ibarretxe dejó claro que la entente con el Gobierno socialista no sólo se mantiene, sino que tiene recorrido para después de las elecciones generales del mes de marzo. Cuatro son hoy los pilares de la entente PSOE-PNV: acoso a ETA, estabilidad parlamentaria, apoyo mutuo en los presupuestos (en el Congreso y en el Parlamento de Vitoria) y una ventajosa renovación del cupo, que consagra, con creces, el viejo privilegio fiscal vasco. Manca finezza? Quizás. Pero lo que no falta es maltzurtasun,astucia, en euskera.

El artí­culo 155. Cuando el bloque de la derecha insta a Zapatero a decir cómo parará a Ibarretxe quieren que pronuncie ese número: 155. No es que vaya a solucionar nada pero sí­ liará más las cosas, que es de lo que se trata.  

Deje un comentario