La culpa fue del chachachá

Rafael Ramos es el nuevo presidente de la Concapa, confederación católica de asociaciones de padres de alumnos, para Extremadura. Y estas son sus primeras declaraciones: 

(…) Una vez todos en casa, el padre enciende la televisión, los chicos se encierran en la habitación con su ordenador o se entregan también a la tele, y la madre hace frente a su otro trabajo, el doméstico. La mujer, que antiguamente no trabajaba fuera, cumplí­a antes ese papel educador que ahora se echa en falta.

Para Rafael Ramos puede precisarse el momento en el que todo empezó a cambiar. «Fue con la matemática de los conjuntos». De la aritmética y geometrí­a tradicionales se pasó a los conjuntos, esos cí­rculos que se cortaban unos a otros. «Los padres no lo entendí­an y dejaron de ayudar en los deberes».

En las ciudades se cortó ese contacto padres-hijos que en el medio rural era aún mayor según Rafael Ramos. (…)

La culpa, además de las nuevas tecnologí­as, es de las ciudades y, sobre todo, de la teorí­a de los conjuntos.

Deje un comentario