Ir por libre

Leo:

El expolítico, que se dio de baja del Partido Popular tras ser imputado, entregó entre 2003 y 2007 hasta casi medio millón de euros a las empresas del que era columnista de El Mundo, Antonio Alemany, quien ha sido condenado ahora a tres años y nueve meses por prevaricación, falsedad, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias. Alemany escribía sus discursos mientras Matas era mandatario autonómico y a la vez los alababa en el periódico y en sus propios medios. El periodista de opinión, con fondos públicos del Gobierno de Matas, montó una agencia de prensa y un medio digital.

Es decir, que se pone en cuestión el funcionamiento de la prensa española. Si recibir dinero (directo o indirecto) por informaciones es delito, deberían cerrar la mayoría de diarios madrileños. El problema de Alemany no es haber cometido prevaricación, falsedad, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias, sino ir por libre.

Deje un comentario