Entre el resort y la maquila

La reforma laboral no creará empleo por sí misma, dicen. Claro, porque no es una ley para la crisis, sino para la recuperación. No es un conjunto de medidas para solucionar los problemas actuales del mercado de trabajo, sino para precarizar el empleo cuando la economía se reactive. La cuestión es si el sistema económico español, tradicionalmente basado en el consumo interno, podrá soportar esta precarización o si evolucionaremos a otra cosa. Por ejemplo, a una variante del sistema mexicano: centros turísticos tipo resort, fábricas tipo maquiladoras para la exportación y, claro, delincuencia organizada, corrupción institucional y amplias capas de miseria.

Deje un comentario