Competitividad, ¿con quién?

La CEOE pide hacer reformas estructurales para acabar con el paro y ganar competitividad. ¿Qué competitividad?, más aún ¿con quién?, ¿queremos bajar los sueldos y precarizar más la contratación para competir con la República Checa o queremos que los sueldos, los servicios públicos, las prestaciones públicas y los derechos laborales se asemejen a los de Francia, Bélgica, Holanda o Alemania para competir con ellos? Todo no se puede. Conseguir las cosas cuesta.

Para competir con la UE-15, hay que invertir en educación, en infraestructuras, en servicios públicos, en I+D+i. Hasta ahí­ los tópicos. También hay que reforzar la solidez del mercado de trabajo y acabar con la precariedad, estimular la subida salarial o las ventajas laborales y flexibilizar el trabajo, simplificar la creación de empresas y tener una estructura recaudatoria eficiente que impida el desarrollo de la economí­a sumergida. 

Bajando los sueldos y precarizando la contratación, se lanza el mensaje de que da igual. Da igual que estudies ingenierí­a industrial y que tengas una idea cojonuda par mejorar la eficiencia de los aerogeneradores, vas a acabar en la cadena de la planta de automóviles que tantas ayudas nos ha costado que no cerrara para irse a Hungrí­a, igual que el resto que ni se ha quemado las pestañas estudiando ni tiene ideas cojonudas.

Hay que lanzar el mensaje que merece la pena no conformarse. Si la empresa de automóviles quiere cerrar, perfecto. Que devuelva las ayudas y se instala un centro de investigación sobre el automóvil para desarrolar hí­bridos. ¡Vaya tonterí­a!, quizá, pero no más que un teléfono sin hilos para hablar desde cualquier parte.

PD: ¿Qué quiere decir reformas estructurales? Reformas estructurales pueden ser la toma del poder por parte de los soviets, la nacionalización de la propiedad privada y la aplicación de un plan económico quinquenal. ¿Se refiere la Ceoe a esto?

Deje un comentario