Colágeno II

Quizá la entrada anterior no se entiende.

La cosa es que una dama, llamada a veces Iolanda a veces Yolanda y siempre Castaño, es poetisa y está muy buena. Por una cosa, por otra o por apellidarse Castaño, apellido de larga tradición parasitoliteraria en Galicia, la dama está pluriempleada y escribe en un montón de publicaciones diarias, semanales y mensuales, aparece en el Cifras y Letras gallego y dirige un sitio cultural vinculado a sagardelos. También en Galicia, existen diversas publicaciones humorí­sticas dedicadas a solazarse en los defectos ajenos y reí­rse de los chistes inventados al calor de la lumbre. Una de esas publicaciones, digital, se ha recreado en la mofa de la poetisa y ésta ha decidido llamar a su abogado, como recomienda Pepe Domingo Castaño (cielos, ¿otra vez?), y el portal ha cerrado. 

Lo único que a este blog (que, hasta hoy, desconocí­a a los actores) le asombra es la finí­sima piel que tiene la gente.

 

Deje un comentario