Cien expertos piden cien vírgenes

Leo en El Economista:

Cien expertos avisan: la sanidad pública se colapsará, si no hay reformas, en 5 años

El sistema deberá acudir a los conciertos y nuevos aseguramientos para paliar su deterioro actual

Es una pieza sensacional.

Tenemos un sujeto fantasmal, los cien expertos, y una profecia apocalíptica, colapso en cinco años. En el subítulo, una solución precedida de un verbo de obligación (hay que hacer esto; no hay alternativa) y un diagnóstico acompañado de un verbo que modera las expectativas (la solución no va a solucionar nada, pero impedirá la catástrofe).

Es la manera tradicional de presentar las políticas del shock: gracias a la reforma laboral se han salvado X puestos de trabajo; esta reforma de las pensiones impedirá la quiebra del sistema. Es todo mentira, pero funciona. Ya lo hacía siglos atrás: sacar el corazón de los enemigos evitará una nueva guerra o esta entrega de cien vírgenes al templo ha impedido la llegada del monstruo marino. Los actores cambian, pero el mecanismo mental, suspensión del razonamiento, es el mismo.

La información arranca repitiendo su mensaje:

Los expertos lo tienen claro: la falta de reformas en la sanidad colapsará el Sistema Nacional de Salud en los próximos cinco años, que deberá recurrir a la actividad concertada y a un nuevo aseguramiento (sanidad privada) para paliar su deterioro asistencial.

El análisis es una de las previsiones avanzadas por el panel de 100 expertos reunidos por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Idis).

Tardamos en llegar a descubrir quién es el sujeto fantasmal.

El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Idis), que defiende los intereses de la sanidad privada en España, ha sido el primero en alzar la voz desde el sector privado al lamentar que las reformas en sanidad “no deberían ser cosméticas, sino estructurales, adoptadas con el mayor consenso político institucional y político posible”.

El sector echa en falta una política que ofrezca estabilidad y que no esté expuesta a continua revisión y cambio para obtener pírricos ahorros a corto plazo.

Perfecto. Un grupo de presión de la sanidad privada quiere convertirse en élite extractiva para que el estado le garantice un nivel óptimo de beneficios, como otros sectores (banca, energía o construcción). También, que esa cantidad sea fija y no esté sujeta a los poderes públicos. Es decir, piden la abolición de la democracia. Dicho así, queda feo, pero es el mensaje.

PD: En toda la información no se habla de inversión, calidad o I+D. Si usted quiere un negocio que ofrezca estabilidad y que no esté expuesto a continua revisión, piense, innove, monte algo.

Deje un comentario