Chávez-Aguirre

Hace semanas, leí­ el libro de Enrique Krauze sobre Hugo Chávez. No era una caricatura simplona y sesgada, como hubiera sido normal en un liberal español, sino un retrato que buscaba comprender quién es, de dónde viene, qué piensa y a dónde puede ir. Después de leer el libro, dije en una tertulia que el polí­tico español más parecido a Chávez es Esperanza Aguirre. Hubo risas pero también asentimientos.

Leemos:

“Es capaz de discutir con los arquitectos o los ingenieros aspectos técnicos de una obra aun siendo consciente de su ignorancia en la materia. Puede obligar a ubicar la instalación de una estación de metro donde se le ocurre, dando la impresión de que la opinión que ha escuchado a un vecino pueda tener el mismo peso que el dictamen de un experto. Puede hacer la pregunta más peregrina sobre el mobiliario de un edificio en construcción. O puede obligar a pintar de nuevo la fachada de un hospital porque no le gusta el color”, recuerda un ex consejero.

Otro colaborador no reprime su opinión: “Maltrata a los que percibe como débiles, lo cual es una condición muy propia de personas de la clase alta. Es de las que tutean a quienes sabe que no la pueden tutear”.

Clavado. Imagí­nense a ambos, ¿a qué no es difí­cil? 

PD: Krauze explica que la tradición polí­tica de Chávez no es el marxismo ni el bolivarismo, sino otra de raí­z española, el tomismo polí­tico (Suárez o Vitoria). Aquí­ lo explican un poco.

Deje un comentario