Archivo de la categoría "Apuntes Personales"

Invierta en miseria

domingo, 5 de diciembre de 2010

miseria

Para calmar a los mercados

jueves, 2 de diciembre de 2010

zapatero

Él

martes, 16 de noviembre de 2010

felipe

Aleluya

lunes, 8 de noviembre de 2010

benet

Información

miércoles, 3 de noviembre de 2010

info

Sólo lo que está permitido

viernes, 22 de octubre de 2010

trini

Hasta pronto

domingo, 7 de febrero de 2010

Habrán visto que, últimamente, este blog se actualiza poco. Tiene que ver con el tiempo disponible y con la materia prima. Este blog nació hace tres años con el tí­tulo de visto/oí­do y mi idea era soltar las tres o cuatro cosas que mastico mientras voy el tren con la excusa de informaciones periodí­sticas interesantes.

El blog creció y ahora está perdido. Las tres o cuatro cosas que mastico están ya tumefactas y apenas veo informaciones periodí­sticas interesantes. La prensa, en lugar de investigar o contextualizar, se limita a hacer de tonto útil reproduciendo informes de empresas que se ganan la vida recogiendo los beneficios directos (extorsión) o indirectos (inversiones) que provocan esos informes.

Es posible que todo sea cuestión del momento concreto y sólo haya que esperar. Esperaremos. De momento, nos vamos a descansar.

Gracias por todo

La kissificación de los medios

jueves, 28 de enero de 2010

Arcadi Espada deja la dirección de Factual. Según Público, los propietarios querí­an un diario menos elegante y más beligerante. Es decir, querí­an algo como Libertad Digital, El imparcial, La nación o Periodista Digital. La sociedad del miedo, anunciada y glosada por Beck, Bauman nos lleva a la cultura del acojono, nadie quiere tomar decisiones con lo que sólo se solucionan crisis concretas que eternizan los gabinetes de crisis, Zapatero, o se hacen anuncios de planes globales con lemas sonoros, Sarkozy. La cultura del acojono provoca la kissificación de los contenidos en las empresas de contenidos. Hace años, Kiss Fm lanzó una emisorsa dedicada a repetir una y otra vez Hungry Heart, Everybody wants to rule the world, True, Karma Camaleon, etc… El resto, en lugar de diferenciarse, buscan la estela.   

A mí­, que no aprecio a Espada, me gustaba Factual. Bastante. En fin.

La prensa se escandaliza de la alarma creada por la prensa

miércoles, 27 de enero de 2010

La prensa busca culpables de que no se hayan cumplido su propia alarma gripal. La respuesta, claro, es una conspiración; ajena, claro. La OMS recibe dinero de las farmacéuticas. ¿Y la prensa? A pesar de la polémica surgida en El Paí­s, no hay dinero de por medio, sino cambio de rutinas. Como sucede hoy con las de la gripe económica (tan liviana como la A pese a los enormes deseos de pandemia, hecatombre, holocausto y apocalipsis), el problema es se tratan las predicciones como si fueran realidad porque la velocidad de la mente-en-red descarta el presente. Necesita el futuro. Que venga rápido, que venga ya, que el ritmo no pare, no pare, no.

PD: Eh, dice la prensa, yo no obligo a nadie a hacer predicciones. Cierto. Deje de tomárselas en serio; no las publique o publí­quelas con un ‘í­ndice de aciertos pasados’. A ver qué pasa.e

PD2: Hace algunas semanas, Jesús Callejo y Carlos Canales ofrecieron su tradicional “profecí­as que no se cumplirán el año que viene”. Es un año muy tonto porque el mundo se acabará dentro de dos, así­ que hay poco que decir. Carlos Canales afirma: “la crisis económica es como el impacto de un meteorito o la llegada del anticristo, un clásico”. Lo más interesante fue la presentación. Todos los pitonisos juntos, Nostradamus, Ramón Tamames, Solari Paravicini, Santiago Niño Becerra, el FMI, el Banco de España, el Templo taoí­sta de la nube blanca… 

50 provincias más

miércoles, 20 de enero de 2010

Escribe el maestro Juliana en una columna muy madrileña (con elogio devuelto y todo):

Un frí­o de posguerra ha tomado los anocheceres y han vuelto los rumores. Los rumores tozudos, los rumores que perforan el cuadro existente. Crece la sensación de que un tiempo se acaba. De que los socialistas se la van a pegar.

El periodismo madrileño tiende a la tertulia y, perdón por el materialismo, la razón es económica. La tertulia es el género más barato: se coge a tres periodistas externos que pueden llegar con su propio medio de locomoción y se les hace hablar durante una hora. También es el género más barato intelectualmente junto con el de “queremos escuchar su opinión”. Los programas de radio que deberí­an dar información sólo tienen opiniones.

La tertulia madrileña tiende a la oposición (los socialistas se la van a pegar) por, perdón por el materialismo, una razón económica. El tertuliano/columnista tipo de la prensa madrileña es un periodista de unos 50 años que se ha hecho un cierto nombre, dispone de algunos contactos y mira con preocupación los constantes despidos en su empresa y con desprecio y odio a los nuevos dirigentes polí­ticos que, a pesar de que los vio crecer, ya no se le ponen al teléfono.

Este tertuliano/columnista tiene muchas más posibilidades de sobrevivir si tiende a la oposición (los socialistas se la van a pegar) que si tiende a lo contrario (los socialistas no lo hacen tan mal); si es un periodista que piensa lo más probable es que acabe mal, por ejemplo, de corresponsal en Jerusalén.

Si uno tiende a la oposición (los socialistas se la van a pegar) puede tener una columnilla en El Mundo, ABC, La Razón, La Gaceta o El Paí­s, que busca la pluralidad y dar por el saco a ZP, el amigo de Mediapro. En radio, tenemos la Ser, Onda Cero, Cope, Onda Madrid, lo de Federico e Intereconomí­a y, en tv, TVE, Telecinco, Antena 3, Cuatro, Telemadrid y las digitales (de dedo) de Esperanza Aguirre: Veo7, Intereconomí­a, Popular TV o Libertad Digital TV. La mayorí­a no dan para hacerse rico pero 300 pavos nunca vienen mal: mica en mica s’omple la pica.

Si uno tiende a “los socialistas no lo hacen tan mal” puede escribir en Público o El Paí­s, que busca la pluralidad y recuperar el favor perdido, participar en la Ser u Onda Cero (poco) y, en TV, sólo las analógicas, quitando Telemadrid.

El problema de el tertuliano/columnista tipo de la prensa madrileña es que confunde la prensa madrileña con la prensa estatal. Las elecciones no se disputan en Madrid, donde él vive, trabaja y es (poco) escuchado, sino en 50 provincias más. El tertuliano/columnista tipo de la prensa madrileña no se da cuenta de que, a las 11 de la noche hay más gente sólo en Tuenti que escuchando la radio.