Cajas

El problema de las informaciones económicas o los análisis es que nadie responde por ellos. Por ejemplo, hace sólo cuatro meses se publicaban cosas como esta. es un confidencial, cierto, pero estas cosas se reproducí­an (recordemos que Zaplana dijo que alguna caja iba a quebrar): 
El análisis reciente de banqueros VIP en un encuentro privado: “cinco Cajas irán al fondo de garantí­a tras el 9-M y quebrarán dos empresas del IBEX”
Según los testimonios recogidos por El Confidencial Digital, el gran temor de los banqueros que estuvieron en aquel encuentro es el fenómeno que se producirá tras las elecciones generales del próximo 9 de marzo. Todo parece indicar, explicaron, que se desatará una tormenta de grandes proporciones, ahora amortiguada por la orden lanzada desde Moncloa de estarse todos quietos.

“Se está tapando el estiércol y no se está tomando ninguna medida de calado para evitar la granizada”, se dijo. Y algún importante financiero se atrevió a dibujar el gris futuro, en el que coincidieron la mayorí­a de los asistentes:

— Masivos requerimientos para la ejecución de impagados, que hasta ahora cuentan con el beneplácito gubernamental para seguir contemporizando.

— Al menos dos empresas del IBEX 35 –el principal í­ndice de referencia de las bolsas españolas que incluye a las sociedades con mayor capitalización bursátil del paí­s- irán a la quiebra.

— Unas cinco Cajas de Ahorro deberán acudir al Fondo de Garantí­a de Depósitos del Banco de España para resolver la insostenible situación en la que se encuentran.

— Se van a destruir 100.000 empleos de marzo a junio, muchos relacionados con las pequeñas y medianas empresas vinculadas al mundo de la construcción: suministradoras de tejas, ladrillos, aluminios…

Este demoledor análisis, realizado entre tan selecto grupo, incluí­a un matiz importante: todo eso se producirá al margen de quién gane las elecciones.

La preocupación de los financieros reunidos llevó a alguno a aventurar un desiderátum: “ojalá las elecciones no fueran en marzo sino en junio; así­ se podrí­a mantener este falso clima de calma chicha hasta después de verano”.

No ha pasado nada de lo que se afirmaba. Pero, como hemos visto tantas veces, los panoramas apocalí­pticos sirven para ablandar. El viernes se nos pasó esta información de Á. Gonzalo en Cinco Dí­as:

Las cajas piden que el Fondo de Garantí­a suscriba sus emisiones

Las cajas buscan ví­as para abrir los mercados. Una de las que plantean es que el Fondo de Garantí­a de Depósitos (FGD) suscriba las emisiones que lanzan estas entidades y así­ dar más liquidez y confianza al sistema. También pretenden que el fondo de reserva de la Seguridad Social haga algo similar. Economí­a y el Banco de España, sin embargo, son reacios a estudiar estas iniciativas.

(…)

Una de las iniciativas más novedosas que han planteado las cajas es que el Fondo de Garantí­a de Depósitos (FGD) en el que participan con sus aportaciones anuales –hay tres FGD independientes, uno de bancos, otro de cajas y un tercero de cooperativas de crédito–, invierta en renta fija en general, en la que se incluye las emisiones que realizan estas entidades, que gozan de una calificación crediticia de triple A. Lo mismo pretenden que haga el fondo de reserva de la Seguridad Social.

(…)

Es decir, que paguemos a escote las operaciones de alto riesgo que han financiado estos años. ¿Calificación crediticia de triple A? La tení­an todos los bancos afectados por las hipotecas basura.

Deje un comentario