Artistas españoles, extinguí­os; dejad que continúe la evolución

Los niños creen que su mundo es todo. Hasta hace poco, mi hijo Mario se tapaba los ojos para decir ‘no estoy’. La vejez infantiliza. Sólo así­ se entienden estas palabras:

El cantante Miguel Bosé, quien ha actuado como portavoz de los 25 artistas y entidades premiados, ha reivindicado “amparo, protección y leyes” para los artistas, porque están “al borde de la extinción”, y complicidad fiscal con el mecenazgo. “Mí­mennos, no nos desamparen, no nos dejen huérfanos”, ha afirmado Bosé después de preguntar a los representantes de las instituciones presentes en el acto si les gustarí­a quedarse sin solapas en las que colgar estas medallas.

Este tipo confunde, como tantos otros, ‘su’ decadencia personal con ‘la’ decadencia del mundo. Es un sentimiento peligroso porque las medidas gubernamentales que él, en nombre de otros, pide (y tiene acceso al poder) para evitar ‘su’ decadencia pueden cortar la prodigiosa creatividad que vive el sector al que se dedica, la música (por parte de otros que no tienen acceso al poder).

La suerte que tenemos es que la vida siempre se abre paso.

Deje un comentario