Apocalipsis económico (a ver si viene de una vez)

Hace unos dí­as leí­amos:

1 de septiembre, dí­a de las suspensiones de pagos

donde se nos predecí­a una “avalancha de órdago”. Como suele suceder, el dos de septiembre nada se decí­a de la avalancha pero hoy, ocho, sí­ hay dos textos que, como el anterior, asustan sin informar. En elconfidencial.com, el medio que publicó la avalancha leemos, esta vez sin firma:

Desbordados: Madrid quiere duplicar sus juzgados para hacer frente a la crisis

(…) 

Una prueba de la carga de trabajo que soportan estos tribunales es el incremento del 513% en el número de empresas que han presentado concurso de acreedores este verano en Barcelona, o bien esa insolvencia ha sido exigida por un acreedor. En Madrid el incremento ha sido más moderado, aunque el número de concursos de acreedores registrado hasta finales de agosto ya es un 82% superior al de todo 2007.

Joder, 513% más. Pero ¿de cuánto? Un porcentaje no quiere decir nada. No es lo mismo que yo vaya a duplicar mi número de hijos, tengo uno, que realice la misma operación con los gatos que viven en mi casa, actualmente cinco. De la duplicación de parejas ni hablemos. Busquemos:

Hoy titula La Gaceta de los Negocios:

77 suspensiones de pago en tres dí­as sólo en Cataluña

Expansión nos da algún dato más:

Los juzgados mercantiles de Barcelona recibieron 132 expedientes concursales en sólo cuatro dí­as: 55 de ellos se presentaron el 31 de julio y el resto del 1 al 3 de septiembre (el mes de agosto no es operativo). Esta cifra implica multiplicar por cinco los concursos de acreedores que entraron en los juzgados en el mismo periodo del año pasado.

De estos 132 expedientes, 11 son necesarios (instados por los acreedores de las compañí­as); 75 son voluntarios con un pasivo de menos de diez millones de euros; 33 son necesarios con un pasivo también inferior a diez millones de euros; y 13 son voluntarios con deudas superiores a esta cifra.

(…)

El segundo mayor concurso ha sido el del grupo industrial Vemsa, que suma una deuda de 75 millones de euros. La medida de Vemsa afecta a la matriz y a sus ocho filiales, entre ellas Vitri, ubicada en Torelló (Osona), que presentó un ERE en julio, que afectó a 45 trabajadores. 

132 expedientes parecen muchos pero, de nuevo, nos encontramos con ausencia de contexto, salvo que 108 de esas 132 empresas han quebrado con un pasivo inferior a 10 millones euros. ¿Cuántas empresas hay? ¿cuántas habí­a antes de la burbuja del ladrillo?, ¿cuál es el número razonable de creación de empresas para que la economí­a no sufra un efecto burbuja? ¿De las empresas en concurso, cuántos trabajadores tení­an?, ¿a qué sectores pertenecí­an?, ¿cuántas eran filiales?, ¿cuántas eran filiales de filiales?, ¿cuántas eran empresas creadas a la lumbre del movimiento de efectivo de los últimos años?, ¿cómo quedará afectado el tejido socioeconómico?, ¿de forma positiva o negativa?

¿Positiva?, ¿cómo 132 suspensiones de pagos pueden ser positivas? Se llama depuración.

Deje un comentario