Administración

Dentro de poco, comenzarán los balances de la Administración Bush. Se hablará de las debilidades en polí­tica exterior a causa de la Guerra de Iraq, la complicada estabilidad de la economí­a por la crisis financiera (no sólo hipotecaria) y de la desestructuración de la población por la falta de polí­ticas sociales. Vuelve a ser la economí­a, estúpidos, dirá Clinton. Los neo-con intentarán salvar algunos muebles pero poco podrán decir ante la evidencia de que ni se presenta el vicepresidente ni ninguno de los candidatos republicanos que han acudido a las primarias quiere ser depositario de la herencia de esta administración. Pocos tendrán en cuenta el incontestable éxito que supone para un tejano haber llegado con el petróleo a 25 dólares y dejarlo a 100. Un 400% de subida de la materia prima del sector al que se dedican o han dedicado la mayorí­a de dirigentes de la Administración Bush. Como hizo Gil y repitió Berlusconi, la industria energética decidió prescindir de intermediarios y lobbies y asentarse en el poder ella misma. Guau.

PD: Si se dan una vuelta por fundaciones o publicaciones españoles influenciadas por los neo-con, resulta divertidí­simo cómo tratan de explicar que España se haya al borde del colapso económico, mientras defienden que EEUU, con datos peores que los de la UE, está perfectamente y, sobre todo, mucho mejor de lo que dicen los demócratas.    

PD2: Un paí­s de la zona euro de la UE puede sufrir un enfriamiento económico o, incluso, una recesión pero nunca, nunca, nunca un colapso al estilo corralito, como llevan años anunciando la prensa del bloque de la derecha. Es imposible que un jugador se lesione y los demás no paren el partido para recuperarlo, aunque sea en el banquillo.

Deje un comentario