Mi carrera polí­tica trucada a tan corta edad

Bueno, no tan corta, que voy camino de los 35. Leo en el blog de Manuel Rico:

Así­ que las demandas [para la ilegalización de Iniciativa Internacionalista] detallan “indicios” de la “vinculación” de los candidatos o promotores del partido con ETA y Batasuna. Por ejemplo, que Doris Benegas asistió “el 22 de noviembre de 1989 al funeral del dirigente y parlamentario de HB Josu Muguruza”. O que Carlo Fabretti escribe en Gara, “donde ha dejado reflejado su ideario coincidente con las tesis de la denominada Izquierda Abertzale”.

¡Coño! Entonces, adiós a mi carrera polí­tica porque, en el caso de que ésta comenzara, alguien podrí­a recuperar mi firma de un documento contra el cierre de Egin. Además, cené un dí­a en Eibar con Amaia, redactora del citado periódico y colaboradora del que yo trabajaba. Cenamos, sólo cenamos (y no solos yo porque iba con Isaac para ver el Athletic-Juventus), después de visitar Ipurua (donde me hice una foto con el mí­tico portero Garmendia) y el balcón del ayuntamiento donde se proclamó la República (que a ambos, muy nacionalistas, no les poní­a nada). Hablamos poco de polí­tica y mucho de fútbol pero seguro que tal cosa darí­a igual a los demandantes. También podrán sacar mi firma de la plataforma de apoyo al abogado Pepe Uruñuela, procesado en el sumario 18/98, o a la Fundación Zumalabe, cuyo banner pueden ver a la derecha.

Como dice Paul Johnson, historiador conservador, en su libro Tiempos Modernos es importante mantener la responsabilidad individual como base del sistema jurí­dico y no pasar al encausamiento colectivo. No juzgar el quién sino el qué.

PD: También leo en el mismo blog este párrafo de ABC:

El manifiesto que se presentará el domingo en la capital guipuzcoana coincide en sus postulados básicos de los filoetarras. El escrito de la plataforma castellana apuesta por el fin de la monarquí­a parlamentaria, la implantación de la república y la derogación de la Constitución. Además se muestra a favor del derecho de autodeterminación y de la capacidad de cada pueblo a «decidir su forma de gobierno y a la normalización de su lengua y de cultura nacionales». Son dos reclamaciones que componen la columna vertebral ideológica de la llamada «izquierda abertzale».

Lo tengo crudo porque puedo estar de acuerdo con el fin de la monarquí­a parlamentaria, con la implantación de la República y con la derogación de la actual Constitución. Sí­ estoy de acuerdo con el derecho de autodeterminación pero personal. No creo en el pueblo como tenedor de derechos, ni siquiera si es el pueblo de dios. Mejor dicho, sobre todo si es el pueblo de dios. Creo que la gente, no el colectivo (la nación, la clase, etc..), tiene derecho a decidir su forma de gobierno y cómo tratar el hecho cultural.

La reclamación del “derecho de autodeterminación y de la capacidad de cada pueblo a «decidir su forma de gobierno y a la normalización de su lengua y de cultura nacionales»” son reclamaciones “de la izquierda abertzale” y de los padres fundadores de EEUU, entre otros.

La columna vertebral ideológica de la llamada izquierda abertzale es otra. Y sólo es ésa. Ni es izquierda ni es abertzale.

1 comentario sobre “Mi carrera polí­tica trucada a tan corta edad”

  1. Nynaeve dijo:

    Jejeje, lo cierto es que no sé a qué esperan para ilegalizar al PSE, o es que Gema Zabaleta no ha tenido más de una reunión con “las continuaciones de Batasuna”… ahh, no, que éstos pueden hacer de su capa un sayo… en fins… :D

Deje un comentario


Cerrar
Enviar por Correo