Conversaciones con Josh Lyman en Barcelona (el Leopoldo)

Cuando llegamos a Leopoldo, Josh Lyman me dice que ya no va  a hablar más porque los diálogos que le escribo son una mierda. Le doy la razón y le digo que la única excusa que puedo poner es el poco tiempo del que dispngo y me responde que, entonces, ni lo intente. Sólo puedo darle la razón con las palabras del maestro Yoda: “hazlo o no lo hagas pero no lo intentes”. Para dentro, pienso que, si le hubiera hecho caso al maestro Yoda todas las noches de mi vida, nunca me hubiera comido un cólí­n. Nos sentamos. Pido anchoas y jamón para acompañar el pan con tomate y las albóndigas con sepia y gambas. De segundo, les recomiendo pescado a la plancha pero no logro sacar a Josh del trozo de carne. Donna tampoco me hace caso y pide una ensalada. Yo, un turbó vuelta y vuelta.

Lyman me propone que escriba hablando con alguno de los arlequines que hay en las fotos. Le explico que son toreros y que serí­a imitar, bumburizar, demasiado al maestro Juliana en sus conversaciones con Segador. Lo que necesitas es alguien que te sirva de excusa para soltar tu rollo, ¿no?, me dice. Sí­, respondo, prefiero escribirlo como diálogo que “si yo fuera el asesor…”. Creo que tengo la solución. Se levanta y coge una silla que sitúa entre su sitio y el mí­o. Después, corta un trozo de servilleta y le dibuja un rostro calvo. Mira, si lo que quieres es un capullo que te dé el pie, vamos a hacer que este es el ayudante de Bruno Gianelli, el que era de Oregon. Lyman mueve la servilleta y yo imito su voz.

-En Oregon no nos gusta que nos mientan.

-En Oregon os encanta que os mientan porque, si nadie aceptara las mentiras, las familias se desmontarí­an, los amigos se encabronarí­an y nadie se acostarí­a con nadie. Lo que no le gusta a nadie es quedar como un capullo porque el que te ha mentido te deja solo. Las mentiras se aceptan para no estar solo; no puedes dejar abandonado al que ha aceptado tus mentiras. 

-A ti te gustan las campañas sucias, ¿verdad?

-No, me gusta el sexo sucio y las campañas guerrilleras con polvora de otros, claro.

-Vamos con ejemplos, que es lo que tu quieres. ¿Qué hubieras hecho en las elecciones regionales de Galicia que ha perdido el presidente?

-Lo primero, hubiera hecho polí­tica en el gobierno. No habrí­a dejado que se vieran los problemas del gobierno de coalición y habrí­a impedido que la oposición se consolidase.

-Vale con lo primero pero, ¿oposición a la oposición?

-Claro pero no me refiero a campañas sino a polí­tica. El presidente de Galicia renunció a cambiar el estauto por tres motivos. El primero, porque no le interesaba el tema; después, porque no contaba con un consenso interno en el gobierno. Y, sobre todo, porque no lo tení­a con la oposición. Fue un gesto de responsabilidad polí­tica poco agradecido y muy poco rentable.

-¿Deberí­a haberla liado.

-Tení­a una ventaja. Por mucho ruido que montase su reforma, serí­a complicado que se elevara por encima del jaleo catalán. En cambio, abrir el proceso estatutario meterí­a en problemas a la oposición que se habí­a enrocado con fuerza en otros sitios donde es un partido marginal, como Catalunya, pero que no podí­a mantener esa posición donde es fuerza de gobierno o de oposición, como Andalucí­a o Galicia. El proceso desvelarí­a la descoordinación del gobierno entre PSG y BNG pero también la división interna del PP entre galleguistas y castellanistas. Era una jugada polí­tica a la que no se debí­a haber renunciado. Y hacer un proceso estatutario siempre te da protagonismo y sensación de poder. O deberí­a.

-Eres un frí­volo. Juegas con algo tan importante como el cambio de una ley.

-Es polí­tica. Todas las decisiones importantes de la historia se tomaron en una serie de pequeñas circunstancias particulares que ya se nos han olvidado. Los estadistas también querí­an ganar elecciones y su gran mirada no era suya, sino la nuestra hacia ellos por el tiempo.

-¿Y la campaña? Supongo que habrá afectado la crisis económica.

-Poco pero es una explicación rápida e intuitiva. Galicia es una de las regiones donde menos se ha notado la crisis y, además, el resultado ha ido de un pelo. Unos miles de votos en la provincia de Pontevedra. Creo que se castigó la descoordinación de un gobierno que hizo una campaña mutante en la que no creí­a y se premió a un buen candidato de la oposición que hizo una buena campaña: buenas palabras y malas acciones. Seguro que también hubo aspectos concretos como la lengua, la permanente insatisfacción nacionalista y seguro que los problemas del ayuntamiento de Vigo o del PSG de Pontevedra también influyeron.

-¿Buenas palabras y malas acciones?

-Es una vieja táctica. Guerra-Felipe. Las cosas feas contra el gobierno las hace otra gente y tú te dedicas a hablar de cambio, futuro, esperanza y cosas así­. Hubo una campaña sucia magnificando los gastos corrientes que funcionó bien porque logro convertirse en relato: lujo asiático, el sultán. La corrupción no importa; las chorradas, sí­. Decí­a Nacho Escolar que “Que el coche de Touriño es más caro que el de Obama es un mensaje que entiende todo el mundo. Que el Tribunal de Cuentas investiga la gestión del cabeza de lista del PP en A Coruña es mucho más difí­cil de digerir”.

-¿Qué hubieras hecho?

-Contraatacar la campaña del lujo con una que transformara el eslogan del PP, Chegou o momento (llegó el momento). Por ejemplo: Llegó el momento… de abaratar el despido (donde explicarí­amos los planes de la patronal para reducir las indemnizaciones frente a los que sólo se opone el PSG); Llegó el momento… de recortar los servicios sociales (donde explicarí­amos que la Comunidad de Madrid o el Ayuntamiento han reducido la inversión en servicios sociales como, por ejemplo, el cheque bebé o las ayudas a los libros en infantil); Llegó el momento… de privatizar la sanidad (donde explicarí­amos el modelo valenciano y madrileño de construcción de hospitales y los problemas con las listas de espera y la derivación a centros privados. Habrí­a que repartirlo en los centro de mayores); Llegó el momento… de acabar con el pequeño comercio (donde recordarí­amos que el PP es un partido que está favor de la liberalización de horarios y de la apertura de centros comerciales. Darí­amos los datos de centros comerciales abiertos en Madrid y del pequeño comercio que ha tenido que cerrar). Se repartirí­a en formato de folletos por mercados y tienda a tienda por las mañanas; Llegó el momento… de volver a tener un paí­s de segunda (donde explicarí­amos lo que hemos conseguido en polí­tica lingí¼í­stica y sí­mbolos nacionales. Se lo repartirí­amos a los universitarios).

-Duro.

-Hay uno con el que dudo. Llegó el momento… de hundir Galicia. Con una foto del Prestige.

-No te cortas.

-Porque no suele pasar nada. Ha habido campañas durí­simas en las que se ha llamado asesino al presidente del gobierno, a este y al anterior, y no ha pasado nada. Son campañas que, habitualmente, ven sólo los fieles porque el consumo de medios en España es escasí­simo. Están todo el dí­a hablando de la influencia de la radio y, por la noche, hay más gente en Tuenti que oyendo Ser, Cope y Onda Cero juntas.  Lo que no puedes hacer es dejar solos a los tuyos mientras oyen todos los dí­as la campaña del contrario. Hay que dar argumentos, ideológicos y demagógicos, de los dos.

-Y ¿en España?

-Lo mismo. El electorado en España ha llegado a un nivel de solidificación importante. Hay gente del PP, hay gente del PSOE, hay gente hay gente odia al PP, hay gente que odia al PSOE y hay gente que odia a ambos. En una campaña electoral se trata de movilizar todos los votos posibles sin tratar de conseguir los imposibles y de que el otro no lo consiga.

-¿No habrá elecciones anticipadas?

-¿Por qué?

-Porque el Gobierno no encuentre apoyos.

-Claro, en el peor momento, se convocan elecciones. Mira, ahora que acabas de marcar un gol y te has puesto por delante, damos por finalizado el partido. Los presupuestos se pueden prorrogar y hay que ver quién carga con la responsabilidad o, mejor dicho, con la irresponsabilidad.  

-¿Crees que afectará la crisis al Gobierno o el caso de corrupción, a la oposición?

-Creo que lo tiene mejor el Gobierno porque, en 2012, ni los más pesimistas creen que siga la crisis. En cambio, si va de los tribunales superiores autonómicos al Supremo y éste tiene que rehacer la instrucción es posible que estemos con esa cuestión en las regionales de 2011 y en las generales de 2012. Pero ya te he dicho que la corrupción no importa; el PSOE tiene que sacar las chorradas como los trajes de Camps o el Jaguar de Sepúlveda.

-Con campañas sucias.

-Divertidas, mejor. No entiendo cómo el PSPV no ha sacado una muñeca con la cara de Camps a la que poner vestiditos. Nancy Camps, por ejemplo. O cómo no hay un diputado jabalí­ del PSOE que bautice a Ana Mato como la jaguaresa de Rajoy. O cómo no están pidiendo todos los dí­as la dimisión del consejero de Justicia de Madrid y del presidente del TSJM por comer juntos. Todo ello dentro de un relato, claro.

-El jodido Lakoff.

-Sí­. Creo que, en Valencia, el PSPV no puede decir que el PP lo ha hecho mal porque el dinero ha corrido a raudales, tienen la Ciudad de las Artes, la Ciudad de la Luz, la Copa del América y el GP de Fórmula 1. El PP ha puesto a Valencia en el mapa y negar tal cosa es darse contra un muro. Tampoco creo que el caso de corrupción dé más de sí­ que la posibilidad de mirar la autoridad del gobierno con cachondeo. El PSPV deberí­a centrarse en decir que el PP no ha sabido aprovechar el momento de bonanza, salvo para ellos. También sacarí­a los gastos corrientes, desde el coche a las casas, para que vayan siempre a remolque. En Madrid, tampoco se puede insistir en ganar las elecciones de 2003 ni en que el PP lo hace todo mal, sino repetir que el PP de Madrid no está pendiente de Madrid sino de derribar a Rajoy.

-¿Y, a nivel general?

-Repetir que Rajoy es un lí­der provisional porque no tienen otro que guste a todos y que el PP no tiene ninguna idea concreta, salvo el programa de la patronal.

-Pero ellos han negado lo segundo y la realidad contradice lo primero.

-El PP es un polvorí­n y Rajoy se juega la barba en cada elección. PP-Patronal queda bien y llamar a las cosas ‘agenda oculta’, también. La campaña serí­a algo asi como ’si el PP gobernara’ y la lanzarí­a sectorialmente a funcionarios, jubilados o estudiantes.

-¿Jugar con el miedo?

-¿Y decir que se van a acabar las pensiones no es jugar con el miedo?

-Eres un hijo de puta pero quizá no tan listo como te crees. 

Lyman ha dejado de mover la servilleta y deja de impostar la voz.

-El lado oscuro es más fácil, el camino, más corto y su poder, aparentemente, mayor. Pero siempre pierde. A veces, está bien ser de los buenos y hacer las cosas bien, confiar en los procedimientos y en la inteligencia de la gente, no tratar a todo el mundo como si fueran autómatas que se mueven con impulsos de propaganda. Y hay que mirar más allá; tienes que fijarte en el tablero y en la partida, no en las fichas afectadas en la jugada en curso. No puedes quedarte sólo en el efecto inmediato de las cosas. No conozco mucho la polí­tica de tu paí­s pero ¿puede ser que el gobierno no haga oposición a la oposición porque le conviene la oposición que hay y teme que haya otra?

No tengo que pensar mucho la respuesta. 

-Es muy posible que tengas razón.

Pero sí­ el contenido de la respuesta. Prometo hacerlo durante la comida siempre que acepte tomarse un café en el Muebles Navarro de Riera Alta. Y les advierto que no les dejaré escoger el postre, tienen que probar el tortell.

1 comentario sobre “Conversaciones con Josh Lyman en Barcelona (el Leopoldo)”

  1. Rafael del Barco Carreras dijo:

    Más sobre corrupcion…

    II. JOSí‰ MARTí Gí“MEZ, Premio Nacional de Periodismo de Cataluña 2008,
    LA VANGUARDIA, Y JAVIER DE LA ROSA.

    Rafael del Barco Carreras

    Abril 2009. Del libro “La Catalunya mes fosca” de Victor Saura, periodista catalanista de izquierdas, recién editado, releo traduciendo del catalán… “Los periodistas, y en general las personas, tenemos esta maní­a de creernos lo que leemos. Uno escribe una cosa porque una supuesta buena fuente se lo ha explicado (y los De la Rosa, Piqué Vidal, Estevill, Aguilera, Oubiña y compañí­a eran grandí­simas fuentes para muchos periodistas encantados de tenerlos) y a partir de aquí­ el resto lo vamos repitiendo acrí­ticamente, como si hubiéramos presenciado el crimen en directo. No he visto nunca a ningún periodista admitir un error así­. Admitir que con un artí­culo inspirado por alguno que le parecí­a de confianza y que años después se ha comprobado que era un auténtico pirata malparido hundió la reputación de algún otro que posiblemente no tení­a ninguna culpa”… y amplí­o mi escrito del 26-10-08, cuando a Martí­ Gómez le otorgan el gran galardón en el teatro Kursal de Manresa.

    José Martí­ Gómez inició el linchamiento y juicio paralelo en el caso Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, 1980. Insisto, ni se le ocurrió hablar conmigo, ¿para qué? ¡yo no le pagarí­a tanto como De la Rosa! Durante 30 años me he preguntado cuánto. Ver las imágenes adjuntas en www.lagrancorrupcion.blogspot.com. Dice investigó, no investigó nada, porque la patraña es falsa. NO EXISTíAN ESOS SUPUESTOS FINANCIEROS DE DUDOSA REPUTACIí“N, apenas unos socios menores de los varios con quienes Antonio de la Rosa realizaba sus negocios (preferencia y a dúo con su hijo Javier), y en cuanto a las señoritas, ese SAN ANTONIO, arrastraba una doble vida al igual que tantos otros de los adinerados y corrompidos franquistas.

    Los De la Rosa le proporcionaron las claves del guión. La más rentable de sus novelas. Victor Saura confunde ERROR por CORRUPCIí“N. Hasta los jueces dictarán en la sentencia; dinero parte GASTADO EN VICIOS. Tengo 68 años (a estas alturas de la vida no debo justificarme ante nadie) jamás he tenido un VICIO (ni fumo) como demostrarí­a el más profundo e imaginable examen médico, añadiendo de paso que nunca he estado enfermo con un solo dí­a de cama, jamás una baja en mis trabajos o negocios, y demostrable en el expediente carcelario o en los archivos de todo el Sistema Sanitario. Por no tomar, ni aspirinas… la antí­tesis de Javier de la Rosa.

    La portada y primera página de CAMBIO 16 del 18-11-79 inicia en la Prensa la consolidación del primer gran desfalco de los De la Rosa y su corte, o de quienes se añadirí­an al engaño, Serra, Maragall… la Prensa…abogados, jueces, policí­as…

Deje un comentario