Concentrarse en las batallas te hace perder la guerra

Una de las cosas que le queda a la Iglesia son los derechos de autor sobre el calendario, más concretamente, sobre las fiestas de guardar (Navidad, Reyes, Semana Santa). Es un copyright cuya legitimidad está basada en el usufructo y que está en disputa con nuevos actores como El Corte Inglés (ya es primavera, San Valentí­n), los lobbies (Nochevieja, el dí­a del orgullo gay) o las redes sociales (el dí­a mundial del traje de gorila). Pero toda legitimidad sin papeles necesita reconocimiento público y el público es variado.

Ayer leí­amos:

La Semana Santa andaluza, contra el aborto

Cofradí­as de Sevilla, Huelva, Jerez, Jaén y Córdoba aprovecharán los pasos para protestar por la reforma

La Iglesia echaba mano de nuevos efectivos para la nueva escaramuza sin entender que concentrarse en las batallas siempre provoca la derrota en la guerra. Las cofradí­as, la Semana Santa, el calendario, es un arma poderosa porque es un actor institucional, alguien legitimado y reconocido por todos. Cuando entra en la batalla polí­tica, el actor institucional es un gigante que, sin embargo, pierde pronto altura cuando comienza a enfangarse. Las marismas de la polí­tica le dejan sin movilidad y acaba siendo barrido por la marea. Porque la polí­tica son mareas; si ganas, tienes el BOE; si pierdes, la sombrita de algún consejo de admistración de alguna caja. Y se están poniendo caras esas sombritas.

Hoy leemos:

Las cofradí­as de Sevilla renuncian a exhibir signos contra el aborto

La Semana Santa es una “celebración integradora”, recuerda el Ayuntamiento

Y también:

La federación de cofradí­as de Granada no propondrá el uso de signos contra el aborto

En la junta de mañana, las hermandades votarán un manifiesto contra la reforma de la Ley de interrupción del embarazo.- La posibilidad de llevar lazos blancos queda fuera del orden del dí­a

Murcia, tampoco; Córdoba, do moran los comunistas, sí­. El más explí­cito, mi paisano.

El presidente de la Junta de Cofradí­as de la Semana Santa de Zamora, Pedro Julián Hernández, considera «un tanto absurda» la colocación de lazos blancos contra el aborto para apoyar la campaña de la Iglesia Católica.  […]

Hernández no descarta que este asunto pueda crear enfrentamientos en las hermandades, ya que cada cofrade tiene una forma de pensar distinta, y admitió que es una cuestión delicada.

El sentido común se ha impuesto a la beligerante furia. ¿Para qué enfangarnos en algo que dentro de dos o tres años quedará fuera del debate?, ¿alguien se acuerda de la ampliación del matrimonio?

Deje un comentario