Intrusismo inverso

Leemos:

El intrusismo, los bajos salarios y el paro: los principales miedos de los periodistas

Es el Informe anual de la profesión periodí­stica. Las dos primeras cosas siempre han tenido una solución sencilla: la normalización profesional. Pasar de ser un oficio que puede desarrollar cualquiera a una profesión con unos estudios reglados, unas normas de entrada, una praxis reglamentada que pueda ser validada por la justicia ordinaria y usada por un órgano de control interno que pueda expulsar de la profesión a los que no la sigan. Como los abogados, los ingenieros o los médicos, por ejemplo. Cada vez que se quiere pasar del oficio a la profesión, se alzan voces que sostienen que el objetivo es amordazar a la prensa; no, es dignificarla. Los que protestan son los que quieren que siga siendo precaria porque hacen basura. Hay intrusismo y bajos salarios porque nos hemos dejado. Es más, hay intrusismo inverso. Son los periodistas lo que dejan de serlo. Si uno deja de ser periodista para convertirse en aficionado, el lector siempre encontrará otro más ultra y más divertido.

PD: Si quieren ejemplos, busquen las informaciones de ABC, La Razón o El Mundo sobre la visita de ayer de la presidenta de una autonomí­a y comparen con las informaciones sobre la visita de antesdeayer de otros dos presidentes. Y, aún más, busquen las informaciones de ABC, LA Razón o El Mundo sobre los incidentes de Pinto y comparen con informaciones similares sobre incidentes en visitas a hospitales del Consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid.

Deje un comentario