Yo ya he estado aquí­

Leemos

Según las primeras investigaciones, los terroristas, se estima que unos 25, llegaron a Bombay en lanchas desde un barco nodriza. Desembarcaron en la Puerta de la India y desde allí­ atacaron los hoteles de lujo Taj Mahal y Oberoi Trident, la estación de tren Victoria Terminus, un centro judí­o, un cine, un hospital y varios restaurantes y bares de la ciudad.

(…) 

Los terroristas islamistas habí­an almacenado las armas y los explosivos en la habitación de uno de los hoteles que asaltaron el pasado miércoles. Los ataques, que han dejado al menos 147 muertos y unos 380 heridos, fueron el fruto de una acción prepara al detalle.

¿En cuántas pelí­culas lo hemos visto? En un número similar, el cortejo proteje al presidente (añadir de Estados Unidos serí­a redundante) hasta que llega al Air Force One. Nada habrí­a que reprochar a la huida de Aguirre, basada en hechos ficticios como todo lo que ha sucedido, hasta la llegada al avión. Ahí­ se acaba la pelí­cula y hay que decicir entre ejercer el cargo público o hacer campaña electoral; pagar el dividendo a los ciudadanos o invertir su dinero en futuros. Se eligió lo segundo. No te cambies en Zurich, presidenta, y déjate los calcetines; mañana estarán en todas las portadas.

Deje un comentario