Concesiones

En las últimas semanas, se ha cuestionado el criterio de la Generalitat de Catalunya para conceder emisoras de radio. Nadie ha cuestionado el fondo, la concesión. Si la editoras de medios de comunicación fueran empresas, pedirí­an no estar al albur de las administraciones y que las concesiones discreacionales se transformaran en un sistema de explotación en el que uno paga un canon y tiene la licencia. Si en España hubiera algún liberal, también lo pedirí­a. Nadie lo hace porque todos los medios confí­an en tener el favor de la administración amiga y poder coaccionar a la enemiga. El problema es que España ya no es un sistema comunicativo, sino muchos. Ya no dan miedo.

Deje un comentario