Mi calle

Salí­ a la calle, como siempre, mirando la hora en el móvil y comenzando un mensaje diciendo que llegarí­a tarde al trabajo. Estaba tan centrado que no vi la barrera entre la acera y el portal. Sin terminar de escribir, comencé a subir una pierna para saltarla cuando un tipo se me acercó gritando. “œEh, oiga, no se cuele; tiene que pagar el peaje”€. “€œ¿Qué peaje?”, respondí­. Me tendió un trí­ptico mientras me informaba de que mi calle habí­a sido incluida en un programa de privatización de ví­as públicas para mejorar su eficiencia y potenciar su productividad.

Estupefacto, lo primero que me salió fue: “pero la calle es de todos”€. El tipo miró un poco para arriba antes de soltar la respuesta aprendida, seguro, en un curso de liderazgo aplicado técnicas empresariales de venta al por menor. “€œEse argumento es un tópico que ha quedado obsoleto. Se trata de un sistema puesto en práctica en Estados Unidos con excelentes resultados. Lo que es gratis no se valora. Verá que, en poco tiempo, la calle estará más limpia, incorporará un climatizador e, incluso, música ambiental”. Pasé a la indignación: “€œ¿cuándo se ha decidido esto y quién se ha quedado con las calles?”€. Ni se inmutó: “ha sido mediante los trámites legales pertinentes que pueden consultarse de 10:30 a 11 los dí­as impares de los meses que acaben en consonante; si quiere, puede plantear un recurso de 11 a 11:15 en los dí­as de luna llena de los meses pares”.

“€œEsto es una locura y voy a llegar tarde, ¿cuánto es?”, me rendí­. “€œSólo un euro”€, respondió, “€œy hay un bono mensual por 20 que le permite pasar por todas las calles que se han acogido a este nuevo modelo de gestión”. “€œPero, ¿hay más?”€, solté.  Sin querer, ya habí­a entrado en su juego y estaba discutiendo qué calles se podí­an privatizar y cómo. Me di por vencido y adquirí­ el bono. Con el tí­quet, el tipo me entregó una encuesta sobre la música ambiental que quiero que pongan porque, me recordó, estoy en mi derecho de elegirla.  (Publicado el 11 de septiembre)

PD: Lo iba a titular La calle es mí­a pero después me acordé de la canción de Lone Star. Mis viejos disfrutarán con el ví­deo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=tSGfUzrsWLw[/youtube]

¿Alguien puede explicar por qué está rodado en un puerto?

1 comentario sobre “Mi calle”

  1. jorgedioni » Blog Archive » Mi calle / mi agua dijo:

    […] Hace algunos dí­as escribí­:  Salí­ a la calle, como siempre, mirando la hora en el móvil y comenzando un mensaje diciendo que llegarí­a tarde al trabajo. Estaba tan centrado que no vi la barrera entre la acera y el portal. Sin terminar de escribir, comencé a subir una pierna para saltarla cuando un tipo se me acercó gritando. “Eh, oiga, no se cuele; tiene que pagar el peaje”. “¿Qué peaje?”, respondí­. Me tendió un trí­ptico mientras me informaba de que mi calle habí­a sido incluida en un programa de privatización de ví­as públicas para mejorar su eficiencia y potenciar su productividad. […]

Deje un comentario