Lloyd Cole and the Commotions

Hay épocas de grupos y épocas de solistas. Lo mismo que hay épocas donde las series de televisión son corales y otras, donde hay protagonistas absolutos. Hace algunos meses, lo contaba Pedro en divertinajes. Decí­a: “las series que acaparan premios y marcan tendencia vuelven a centrarse en el agregado social, sea un equipo profesional (House, CSI, Alias, Urgencias, 24, El ala oeste de la Casa Blanca), una familia (A dos metros bajo tierra, Cinco hermanos, Las chicas Gilmore, Los Soprano, Smallville) o un grupo meramente circunstancial (Perdidos, Prison break, Héroes), y lo hacen desde el descreimiento y la desconfianza”. A mi juicio, sobra la primera (House no es nada sin House) y, además de la cosa socio-filosófica, hay un detalle de producción: las series con un protagonista, o grupo reducido, caen en una dependencia salvaje de una única persona, o grupo reducido, que acaba tomando el control. Frasier, Seinfield, Expediente X y Friends serí­an los casos más conocidos. La vacuna es un reparto coral donde, como en los Serrano, Policí­as u Hospital Central, la gente entra sale como Pedro por su casa. Y, claro, la moda, como las series que replican CSI en otros departamentos de investigación: Numbers, Bones, Sin rastro, Caso abierto, Navy..

Los 80 fueron una época de grupos. Tipos que podí­an tener o pedí­an una carrera en solitario como Boy George, Jon Bon Jovi o los cantantes de Duran Duran, Spandau Ballet o Dead or Alive, se pertrecharon con grupos que, como vimos en el caso de Aztec Camera, eran mero acompañamiento profesional, como los derviches secundarios que arropaban a los protagonistas de Fama cuando se poní­an a bailar. Quizá la razón estaba en la herencia de sus propias subculturas (la inglesa o la heavy) donde apenas hay solistas (en la música de autor o el sonido disco son raros los grupos); quizá fue el signo de los tiempos; quizá, una decisión de los productores o el azar. Lloyd Cole pedí­a una carrera en solitario y la tuvo a partir de los noventa. Una carrera discreta, oscurilla pero sólida y sin altibajos por la ausencia de altis. Pero a la Caja de Ritmos le interesa qué hací­a en los 80, cuando tení­a un grupo llamado los Commotions. El chico nació en Inglaterra y tuvo su primer grupo en el Instituto de New Mills pero cierta inconstancia en los estudios lo llevaron a la Universidad de Glasgow, donde comenzó Filologí­a y Filosofí­a sin acabar ninguna. Pero el viaje a Escocia fue fructí­fero. En Glasgow conoció a Neil Clark, Blair Cowan, Lawrence Donegan, Stephen IrvinE Y Derek McKillop, el manager, que figura como miembro en los LPs del grupo a pesar de que no tocó nada más que las puertas precisas.

El grupo se formó en 1982 y, dos años más tarde, firmó por Polydor. Una gran ayuda fue la imagen de chico guapo e intelectual de Cole, que gustaba de citar a Mailer o Capote en sus larguí­simas letras de amores perdidos, cuya voz profunda ahumaba la base pop de buenos riffs y melodí­as que se pueden seguir moviendo la cabeza en el pub. No es cosa fácil de hacer. Rattlesnakes fue su LP de debut y Perfect skin, el primer single

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=jA5QpigkT0E[/youtube]

Tras él, Forest Fire, donde el bosque quemado sirve de metáfora al amante ahora solitario. El tercer single, el que daba tí­tulo al álbum, fue el que menos éxito tuvo pero el que más se recuerda y, entre otros, ha sido versionado por Tori Amos y Manic Street Preaches.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=KIba414vLhE[/youtube]

La acusación más frecuente que tuvieron que oí­r fue que, a pesar de las pretensiones intelectuales de Lloyd Cole, iban a lo facil haciendo pop básico (como si tal cosa estuviera al alcance de todo el mundo). Su respuesta fue llamar al segundo LP Easy pieces, piezas fáciles, y estuvo producido por un equipo que habí­a trabajado con Madness y Elvis Costelo. En este trabajo estaba su single más popular, Lost weekend. Es compicado soltar más letra en los poco más de tres minutos que dura el ví­deo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=hAx-LgaBsK8[/youtube]

De ese LP también sacaron Brand New Friend y Cut me down, donde la electrónica tenia mayor presencia. El ví­deo de la última era de los que tení­a dibujos animados. Las nuevas tecnologí­as que iban a acabar con la música han traí­do más tranquilidad a las carreras artí­sticas (salvo si sales de OT) pero, en los 80, era gloria o disolución. El tercer LP, producido por el teclista de Tears for Fears, seguí­a estando bien, coherente con los anteriores, pero bajó en ventas y terminó siendo el último. Como la acusación más repetida era estar seducidos por la moda dominante, el mainstream, llamaron al LP Mainstream. En la canción del mismo nombre decí­an: es fácil nadar cuando estás colgado en el medio del Mississippi; todo lo que tienes que hacer es bracear.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=5bIXl-gPzec[/youtube]

Los singles de este tercer LP fueron My bag, Jennifer she said y From the hip. Y fin. Corrieron los rumores sobre choques de personalidad pero la mayorí­a de ellos no perdieron el contacto. Lloyd Cole se instaló en New York (después en Massachussets, donde abundó en el gusto por el golf), se dejó barba y mofletes y comenzó una carrera en solitario (con breve paréntesis grupal: The Negatives), mezclando el pop con el gusto por el country y los clásicos rock y pop, en la que contó con Neil Clark y Blair Cowan, aunque este último se retiró tras los dos primeros discos para trabajar en BT. Clark también tuvo un grupo breve, Bloomsday, con Irvine. Donegan es periodista, escribe de golf en el Guardian, y escritor. En 2004, tras sacar un disco recopilatorio (faceta en la que han sido mucho más moderados que otros coetáneos), volvieron a juntarse para hacer una minigira de aniversario. Lloyd Cole tiene esta página, este myspace y aquí­ se pueden leer sus letras..

PD: El mayor éxito de su carrera en solitario fue Downtown, incluida en el disco debut  Lloyd Cole (1990). La peli que sale en el ví­deo es Malas influencias, de cuya banda sonora formó parte.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=wfM3Tcbo87g [/youtube]

Deje un comentario