Echo & The Bunnymen

Todo comenzó un dí­a de 1977 en un bar de Liverpool llamado Eric’s Club el dí­a de la presentación de los Clash. Ian McCulloch, Julian Cope y Pete Wylie estaban allí­ y, después de escuchar  comenzaron a dar forma a la música que tení­an en la cabeza. Pero, además de música, tení­an otras cosas y todos sus proyectos conjuntos acabaron fracasando y, muchas veces con broncas. Julian Cope se fue a ser un autor de culto, Wylie formó los Wah (para acabar tocando en la apertura de la capitalidad cultural europea de Liverpol) y McCulloch se unió al guitarrista Will Sergeant, el bajista Les Pattinson, los bunnymen (los conejos gigantes de las leyendas), y a una caja de ritmos, a la que llamaron Echo (si no es verdad, queda bien), para formar el grupo que nos ocupa. En noviembre de 1978, Echo & The Bunnymen se presentó en el Eric’s Club compartiendo cartel con The Teardrop Explodes, la banda que Cope formó después de echar a McCulloch de A Shallow Madness. Dos años después, después de maquetas, conciertos, discos conjuntos y visitas a la discográficas, grabaron el primer LP, Crocodiles, para que el sustituyeron a Echo por el baterí­a Pete de Freitas. Su sigle debut fue The pictures on my wall pero Rescue sonó más. The Puppet fue un single de enlace sin disco.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=z1mHVZ_kosY[/youtube] 

El disco fue bien recibido. Era música poco vestida pero cuidada con ritmos marcados, guitarras fuertes, más hipnóticas que agresivas, y unos textos lí­rico-crí­pticos dichos más a la manera apostólica de Jim Morrison que siguiendo el grito del punk. Su representante, Bill Drummond, les recomendó añadir parafernalia siniestra/militar para compensar un cierto estatismo. Los cardados estaban de moda y, ojo, que las modas vuelven. Su segundo LP, Heaven up here siguió por la misma senda y el tercero, que siempre es el número jodido, los consagró. De Porcupine sacaron dos singles, The cutter y The back of love, los primeros temas en llegar a los primeros puestos de las listas, cuando las listas eran una cosa muy importante.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=w1B6LrOmNsg[/youtube]

Al contrario que la mayorí­a de los grupos, que se desfondan en el tercer LP, E&B iniciaron sus mejores años (para un servidor; Ignacio Juliá opinaba en La historia del Rock de El Paí­s que con Ocean Rain rebajaron el impacto de su sonido y tendí­an a un lirismo ingenuo). En 1984, después de otro single puente, Never Stop, sacaron Ocean Rain y su primer single fue The killing moon, una canción con vida propia.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=aX1PwkgwsG0[/youtube]

Después llegaron Silver y Seven seas y un entusiasmo tremendo que llevó a cierta prensa inglesa a calificar el LP como el mejor que se habí­a hecho. Ian McCulloch, también entusiasmado, decí­a que hací­a obras “como las de Shakespeare; nada que ver con U2, Simple Minds y esos charlatanes”. Bueno, un desbarro lo tiene cualquiera. El éxito también les provocó un desacuerdo con la compañí­a de disco (Warner) y tres años sin producción. Sacaron un disco llamado On Strike, con versiones en directo de Television, Rolling Stones o Doors y un recopilatorio Songs to Learn and Sing que tení­a este Bring on the dancing horses (que parece un tí­tulo de Garcí­a o Portet).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=GaWs79v0ugE[/youtube]

Regresaron en 1987 con una mezcla de ‘decí­amos ayer’ y ‘empezamos otra vez’. El LP, quinto de estudio, llevaba el nombre del grupo, Echo & The Bunnymen. Más pop, muy Bowie pero estaba muy bien. Tuvo un éxito importante en Europa y fue el único que alcanzó ventas destacadas en EEUU. Como singles, sacaron The Game y Lips like sugar, que también han tocado los Coldplay. Es Bowie sin Bowie.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=SV3IsQlZsiM[/youtube]

Y final. O, más bien, punto y aparte. Ian McCulloch dejó el grupo en 1988 y comenzó una discreta carrera en solitario. De Freitas falleció un año más tarde en un accidente de moto. Los restantes buscaron otro cantante, Noel  y trataron de seguir pero su único disco, Reverberation de 1990, pasó con bastante pena. Como todo vuelve, en 1994, en pleno movimiento indie britpop, McCulloch y Sergeant comenzaron a trabajar juntos y, en 1997, recuperaron a Pattinson para Evergreen (1997). La resurección tuvo continuidad en 1999  con What Are You Going to Do with Your Life? y Siberia (2005), este último con la ausencia de Pattinson, que decidió dedicarse a cuidar a su madre. Entre medio, han publicado recopilatorios y directos, el plan de pensiones de los músicos, y participado en festivales por allende los mundos. Si entran aquí­, podrán seguir sus conciertos. El próximo mes de septiembre, presentarán en el Royal Albert Hall su nuevo disco The Fountain que, según McCulloch, será su mejor album tras Ocean Rain, que este otoño grabarán en directo con orquesta en el Radio City Music Hall. Esto es Stormy Weather de Siberia.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=jbfaqDxzhWg[/youtube]

PD: Y, además, nos dejaron esta versión del People are strange de los Doors para la pelí­cula Lost Boys, que aquí­ se llamó Jóvenes ocultos, esa de los vampiros playeros.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=7sj3FbfuFV8[/youtube]

4 comentarios sobre “Echo & The Bunnymen”

  1. La cebolla de hojalata dijo:

    Nos estamos acercando a la verdad suprema…¿Para cuando un post sobre The Smiths, Joy Division, The Cure o The Go-betweens?.

  2. jorgedioni dijo:

    Uf, no sé. Los Smiths me parecen demasiado buenos y en los Cure soy incapaz de pensar sin que me venga la imagen chanante de Robert Smith. Gracias por las sugerencias pero no sigo una lí­nea, salvo la de mis recuerdos o las carátulas de las cintas que ya no puedo oí­r porque se jodió el último cassette.

  3. jorgedioni » Blog Archive » Madness dijo:

    […] Este el capí­tulo 13 de la primera temporada de esta caja de los ritmos. Hemos hablado de Aztec Camera, China Crisis, Echo & The Bunnymen, Fairground Attraction, Housemartins, Katrina & The Waves, Lloyd Cole & The Conmotions, Psychedelic Furs, Stray Cats, Spandau Ballet, Swing out Sister y Transvision Vamp. Ha sido una selección sin mucho criterio, aunque todos sean de la misma época, mediados 80, y, salvo los Cats, ingleses. Son grupos de los que recuerdo canciones y de los que tuve temas grabados de la radio. Originales, sólo tuve cintas de Transvision Vamp (una) y Stray Cats (muchas) y un disco de los Housemartins, a quienes suelo escuchar bastante. Abrí­ con ellos y voy a cerrar con los Madness, otro grupo divertido con una capacidad especial de hacer canciones involvidables. […]

  4. Fosí­a dijo:

    ¡Que auténtico!. Gracias por tu blog y gracias por amar a los Bunnymen.

Deje un comentario