Fernández Ordóñez II

Si yo fuera el asesor de la oposición, le recomendarí­a, al partido, prescindir de casi todas las caras de estos cuatro años. Le aconsejarí­a presentar a Rodrigo Rato con Josep Piqué y Esperanza Aguirre de vicepresidentes y recuperarí­a a gente como el ex alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, o la candidata de Castilla-La Mancha, Marí­a Dolores Cospedal. Le dirí­a al nuevo candidato, si es que hay que decirle algo, que criticara, sobre todo, la forma con la que se han hecho las cosas, no tanto el fondo. El PP tiene mucha culpa de la forma por el fomento de la crispación pero, como ya habrí­amos prescindido de los crispadores… Eliminarí­a todo lo que tenga que ver con Eta del debate polí­tico y prometerí­a seriedad, mucha seriedad, necesaria para consolidar los derechos adquiridos, elogiables en el fondo pero criticables en la forma.

Pero Fernández Ordóñez ya nos da la clave en su libro: la derecha, cuando tiene miedo, extrema las posiciones conservadoras y cava madrigueras.

Deje un comentario