Madness

La caja de los ritmos fue un programa de TVE dirigido y presentado por Carlos Tena y Diego Manrique que se emití­a los sábados por la mañana (1983). Si no recuerdo mal, entre actuación y actuación, habí­a una historia en la que una especie de Frodo/Luke trataba de ocultar un objeto mágico llamado la caja de los ritmos de unos malutos espaciales. Todo muy Star Wars. En el segundo programa, el programa emitió una actuación de un grupo vasco de punk llamado las Vulpess, el famoso Me gusta ser una zorra. La cosa provocó un considerable jaleo que cuentan aquí­ (podemos ver a gente como José Ignacio Wert o Álvarez del Manzano en su época Demócrata-Popular) y que acabó con el programa. Tena volvió con Auambabuluba, que era un dí­a entre semana por la tarde y los sábados por la mañana pronto se llenaron con La Bola de Cristal. Yo me poní­a delante de la tele para ver la historia espacial de la caja de los ritmos y a los electroduendes pero, de pasada, habí­a actuaciones que, al principio, como los solos de arpa de Harpo en las pelí­culas de los hermanos Marx, me parecí­an un coñazo pero me han acabado encantando.

Este el capí­tulo 13 de la primera temporada de esta caja de los ritmos. Hemos hablado de Aztec Camera, China Crisis, Echo & The Bunnymen, Fairground Attraction, Housemartins, Katrina & The Waves, Lloyd Cole & The Conmotions, Psychedelic Furs, Stray Cats, Spandau Ballet, Swing out Sister y Transvision Vamp. Ha sido una selección sin mucho criterio, aunque todos sean de la misma época, mediados 80, y, salvo los Cats, ingleses. Son grupos de los que recuerdo canciones y de los que tuve temas grabados de la radio. Originales, sólo tuve cintas de Transvision Vamp (una) y Stray Cats (muchas) y un disco de los Housemartins, a quienes suelo escuchar bastante. Abrí­ con ellos y voy a cerrar con los Madness, otro grupo divertido con una capacidad especial de hacer canciones involvidables.

En el 77 explotó el punk y, dos años después, el ska, una música llegada de Jamaica e instalada en Coventry, donde residí­a el sello Two-Tone (Specials y Selecter), y asumida por los skinheads, tribu ruda surgida del punk y muy pronto dividida y marcada ideológicamente. En Londres, no en Conventry, los North London Invaders se transforman, tras varias incorporaciones, en Madness (Mike Barson (Monsieur Barso), teclados, voces y cerebro musical; Chris Foreman (Chrissy Boy), guitarra; Lee Thompson (Kix), saxofón y voces; Graham McPherson (Suggs) voz y declaraciones, Mark Bedford (Bedders), bajo y Daniel Woodgate (Woody), baterí­a y Carl Smyth (Chas Smash), trompeta, voces, cerebro estilí­stico y ocupaciones varias). Sus primeras grabaciones (primero en Two-Tone y, después, en Stiff) fueron un homenaje a Prince Buster, un músico jamaicano. A él dedican The Prince y, de él, graban Al Capone y la mí­tica One step Beyond (esta es la versión de Prince Buster) y esta la de Madness. Tremenda.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=N4IvsP6z-5M[/youtube]

Habí­a una gran diferencia. La mayorí­a de grupos de ska se situaban en una izquierda radical y Madness optaba por una música alegre, prefiriendo la ironí­a al nihilismo (como en Night Boat to Cairo), además de hacer tiernas/agridulces baladas como My girl, también del primer disco One step Beyond (1979). 

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=pNQuo22eO3c[/youtube]

Su segundo disco, Absolutely (1980), siguió la misma lí­nea. Baggy Trousers, Embarrassment y The Return of the Los Palmas 7, un instrumental cuyo ví­deo (verán que sus ví­deos no son una faena de aliño) recorre la cultura inglesa. Si tienen mucho interés por ver lo que sale, está aquí­.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=r9qcWeFYlFY[/youtube]

El tercer LP, 7 (1981), fue un ligero cambio, la confirmación de una lí­nea ya apuntada. Del ska al pop-ska, podrí­a decirse; un pop currado, divertido e imaginativo. Madness comenzó a grabar un montón de canciones sensacionales, todas ellas presentadas en ví­deos divertidí­simos, con escenografí­a de marca (los trajes, las gafas de sol, el ajedrezado, las convulsiones o los paseos coordinados), y en actuaciones contundentes, todo ello muchas veces imitado. De 7 sacaron Grey Day, Shut Up, Cardiac Arrest y un single fuera del LP, It must be love, una  revisión de un tema de Labi Siffre (a quien pueden ver aquí­). I know that it’s you I need to take the blues away.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=OiFx4el5_LY[/youtube]

El grupo estaba en estado de gracia. Los siguientes LP mostraron una idéntica facilidad para hacer clásicos que seguí­an presentando en ví­deos divertidí­simos que recuerdan mucho a Fry & Laurie o al Monty Phyton Flying Circus del concurso del tonto burgués contemporáneo. De Complete Madness, una recopilación con dos algunos temas nuevos como House of Fun, que tocaron en la serie The Young OnesEls joves, y Driving my car. En 1982, sacaron el cuarto LP, The Rise & Fall, considerado por la crí­tica (NME) como el mejor del grupo, el más maduro y más abierto a otras influencias. El disco tuvo el mayor éxito del grupo, Our House, una canción muy agria, que ahora anuncia electrodomésticos y que, incluso, tuvo un sketch de Spitting Image.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=DjPJohh8lOc[/youtube]

La cosa bajó un poco con el siguiente LP, Keep Moving, y los dos singles sin LP lanzados antes y, en octubre de 1983 Miker Barson, Monsieur Barso, considerado el cerebro musical del grupo, decide instalarse en Amsterdam. Los otros seis deciden demostrar que, a pesar de todo lo que se escribe, el talento del grupo no está acabado y sacan Mad not Mad en su propio sello, Zarjazz, filial de Virgin. Fue una evolución mayor. El disco tení­a un toque aún más jazzy que se nota en los singles Sweetest girl o Yesterday’s men, que casi parecen de Swing out sister. Uncle Sam mantení­a el tipo pero faltaba un pelí­n de contundencia. Y el final. Con los habituales rumores de rencillas, el grupo anunció su retirada. Antes, grabaron un single de despedida, Gosht Train, para el que incluso volvió Barson.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=etxd0z5TfiA[/youtube]

Suggs, Chas Smash, Lee Thompson y Chris Foreman formaron The Madness y los dos últimos, The Nutty Boys y Crunch! Y hay segunda parte. El éxito de las recopilaciones hizo que los siete volvieran a juntarse, primero, para conciertos; después, para discos, e incluso, para un musical viviendo una segunda juventud. Pero eso es otra historia y será contada en otra ocasión. Si quieren estar informados de lo que hacen o han hecho entren aquí­ o aquí­.

2 comentarios sobre “Madness”

  1. Gorgonzalo dijo:

    ¿¿Para cuando un reportaje de Los Frenillos??
    Es una petición de un ferviente seguidor tuyo.

    Gorgonzalo

  2. jorgedioni dijo:

    Tomo nota :-)

Deje un comentario