Debate III (ufologí­a)

Pizarro tuvo un problema tí­pico de los ufólogos: no saber distinguir el escenario. No es lo mismo hablar del incidente de Montaña Roja, de los humanoides de Conil o del Mothman en el programa de misterio de las madrugadas que en el informativo de la mañana. Los primeros comparten el marco: saben de qué se está hablando y, aunque en diferente escala, lo dan por bueno. Los del informativo carecen de esa referencia y, lo más probable, es que el ufólogo acabe siendo tratado como un friki. Pizarro no distinguió la tertulia de la Cope del debate en una cadena generalista y usó los mismos lugares comunes: la oficina económica, los brujos visitadores, el piso de Bermejo o Mariano Rubio. El momento más divertido: ¿usted cree en la familia, señor Solbes?

PD: Si la soberbia de Solbes tuviera, por ejemplo, acento vasco, en lugar de ese susurro mediterráneo, serí­a insoportable. Ay, es que, cuando la administración nació, Solbes ya estaba allí­.

Deje un comentario