Sentencia II

Público ofrece una entrevista de Amador Fernández Savater a Sabino Ormazabal, patrono de la Fundación Joxemi Zumalabe (cuyo banner pueden ver a la derecha) y condenado en el proceso 18/98. Dos respuestas.

Soy miembro del patronato de la Fundación Joxemi Zumalabe y se nos ha acusado de haber desarrollado la desobediencia civil por órdenes de ETA. Adjudicaron al documento -presentado por sus autores en unas jornadas apoyadas por la Fundación– nuestra ligazón con ETA, porque dicen que un ejemplar del mismo fue encontrado en manos de un miembro de esa organización. Básicamente, lo que la Fundación ha hecho (y sigue haciendo, porque no la han ilegalizado y sigue funcionando) es contribuir al asociacionismo ciudadano.¿De dónde arranca ese camino de la no violencia?Se trata de una evolución personal, fruto de la acumulación de sufrimiento a mi alrededor. De pronto ya no puedes seguir diciendo lepoan hartu eta segi aurrera (cárgalo a tu espalda y sigue adelante) como un autómata. En los colectivos antimilitaristas y ecologistas de los que provengo me he ido fraguando en la no violencia como práctica más adecuada para abordar los conflictos si no quieres que impliquen a su vez nuevas injusticias, si pretendes construir algo basado en formas horizontales de relación, respeto y convivencia. Por ello, aparejar una práctica no violenta como la desobediencia civil a ETA, como ha hecho esta sentencia, supone una criminalización muy grave.

(…)

Si seguimos la secuencia cronológica, el juicio de Jarrai y el del 18/98 se desarrollan en periodo de tregua y de conversaciones. En diciembre, ETA atenta en la T-4 y a los pocos dí­as el Supremo aumenta de 3 a 6 años las penas de cárcel para los jóvenes. En marzo, el fiscal del 18/98 solicita en nuestro caso penas de 7 años por colaboración. Tras la ruptura de la tregua en junio, las peticiones llegan hasta 9 años en nuestro caso, 525 en el conjunto del sumario. Cada cual hace sus movimientos y nosotros somos los daños colaterales.

Si quieren saber más de este ciudadano entren aquí­.

Deje un comentario