Cuentecillo

La Contra de La Vanguardia, rompeolas de todas las supersticiones, nos presenta hoy a James Heising, doctor en Filosofí­a de la Religión que nos cuenta la siguiente historia:

En el siglo XV vivió el monje más famoso de todo Japón, Ikkyu, hijo ilegí­timo del centésimo emperador. El prí­ncipe de la provincia decidió dar una gran fiesta y le dijo a Ikkyu que le reservaba un lugar a su lado. Ikkyu apareció vestido de mendigo y fue expulsado por el prí­ncipe. Volvió con buenas vestimentas, se las quitó y las dejó en la silla. “¿Qué estás haciendo?”, preguntó el prí­ncipe. “Te habí­a entendido mal, pensaba que me habí­as invitado a mí­, pero invitaste a mi vestimenta, así­ que aquí­ la dejo”, respondió Ikkyu.

Hesing no nos cuenta el final.

Cuando Ikkyu estaba a punto de irse, el prí­ncipe le pidió que esperase y, antes de despedirse, le regaló un libro titulado Cómo comportarse en público. Ikkyu estaba mirando la tapa del libro cuando el prí­ncipe le susurró snob, búscate un reservado del FIB”. Y regresó a la fiesta.

PD: El titular de la entrevista es:

Cuando actuamos divinamente, Dios existe.

Pues divinamente, oiga.

Deje un comentario