Sentencia

Durante algún tiempo, este blog tuvo un enlace a Gu Gara Pepe, la página de solidaridad con Pepe Uruñuela, abogado de Pamplona, encausado en el sumario 18/98+, llamado el entorno de ETA, dentro de la pieza dedicada a la Fundación Joxemi Zumalabe, una institución dedicada a los movimientos sociales. El seis de febrero de 2007, el fiscal retiró los cargos contra Uruñuela y servidor eliminó el banner.

Ayer, la Audiencia Nacional dictó la sentencia. En la prensa pueden leerla reproducida en mayor o menor medida, sin cuestionarla y siempre dando por descontado que todo lo que la ésta concluye está probado. En la web citada anteriormente se pueden comprobar cómo el sumario, en lo referente a la Fundación, está lleno de suposiciones como entender que elaborar una guí­a de los movimientos sociales en el Paí­s Vasco facilitaba el control de todos ellos por parte de ETA, inexactitudes como cambiar los cargos de las personas o modificar su capacidad de decisión y pajas mentales como atribuir conexiones entre el movimiento de objeción de conciencia y ETA.

Es una sentencia polí­tica que tiene que ver con el momento polí­tico. Es un proceso que se reabrió y se arrejuntó tras el fin de la tregua del 98 y la condena llega tras el fin de la tregua de 2006. Todo el mundo entiende que es así­ y nadie lo cuestiona. Ni siquiera los que, dentro de la pecera, se creen William Wallace. A los ajenos, a este por lo menos, le molesta que sean más importantes las convicciones y las suposiciones que las pruebas y que, en numerosas ocasiones, la carga de la prueba (algo que también sucede con la SGAE o con la empresas de servicios y se está generalizando en exceso) corre de parte del acusado. La sentencia es larguí­sima pero, si la leen, verán mucho eso de “todo el mundo sabe”. La sentencia añade un dibujo y una metáfora, las entrañas de ETA. Ante una metáfora, la realidad lí­quida se gasifica.

Este blog es un blog pingí¼ino y no hará una lista de lo que defiende o no defiende para defenderse pero, a partir de hoy volveré a poner el banner.

Deje un comentario