Lenin

(Del cuaderno del asesor del Presidente) 

Esta semana se ha hablado de Pettit pero yo prefiero a los clásicos. Además, no me gusta leer a autores vivos porque no hay perspectiva. Reviso las notas que tomé leyendo ¿Qué hacer? de Lenin.

Esta es la parte que explica las diferencias entre Jiménez y Ramí­rez.

En cambio, el agitador, al hablar de esta misma cuestión, tomará un ejemplo, el más conocido y más destacado de su auditorio -pongamos por caso, el de una familia de parados muerta de inanición, el aumento de la miseria, etc.- y, aprovechando este hecho conocido de todos y cada uno, dirigirá todos sus esfuerzos a inculcar a las “masas” una sola idea: la idea de lo absurdo de la contradicción entre el incremento de la riqueza y el aumento de la miseria; tratará de despertar en la masa el descontento y la indignación contra esta flagrante injusticia, dejando al propagandista la explicación completa de esta contradicción. Por eso, el propagandista procede, principalmente, por medio de la palabra impresa, mientras que el agitador actúa de viva voz.

También explica porqué el bloque de la derecha ha complementado su acción periodí­stica con otro tipo de acciones. 

Nosotros debemos hacer de los militantes (…) jefes polí­ticos que sepan dirigir todas las manifestaciones de esta lucha múltiple (…). Por eso, es completamente falsa la afirmación (…) de que no podemos desempeñar más que el papel negativo de denunciadores del régimen.

También se encuentra la razón de que se formen asociaciones fantasma como la de ví­ctimas del 11-M o de ecutorianos o asociaciones profesionales, como la de actores o de policí­as.

Es necesiario que tengamos hombre nuestros en todas partes, en todas las capas sociales, en todas las posiciones que permiten conocer los resortes internos de nuestro mecanismo estatal.

Por último, Lenin explica la Teorí­a de la crispación. 

Las denuncias polí­ticas son, pues, ya de por sí­, uno de los medios más potentes para disgregar el régimen averso, apartar del enemigo a sus aliados fortuitos o temporales y sembrar la hostilidad y la desconfianza entre los que participan continuamente del poder [autocrático].

Estamos a un cuarto de hora de que un gurú del managment descubra a Lenin y escriba un libro sobre sus consejos acerca de organización y liderazgo. Si perdemos las elecciones, lo haré yo.

Deje un comentario