El tiempo del orco

Cuanto peor, mejor. Lo dijo primero Mirabeau, como fórmula para acabar con el proceso revolucionario. Pese a su condición de diputado de los Estados Generales y su apoyo a medidas como la nacionalización de los bienes del clero, en realidad era defensor de la monarquía y asesoraba al rey. Su idea, politique du pire (política de lo peor), era que, ante la imposibilidad de rechazar al movimiento popular, había que excitarlo. No había que esperar calma y paz, sino aumentar la injusticia y la insatisfacción para aumentar la demanda de orden, encarnado en la figura del rey.

Es el momento en el que estamos, el tiempo del orco. Hay dos bloques (recentralizadores e independentistas) que nunca pensaron estar ante esta ocasión y tienen muy pocos incentivos para preferir el consenso al caos. Ambos creen que la exploración de espacios políticos inéditos y, llegado el caso, la confrontación ensanchan su ventana de oportunidad. Ambos no sólo se creen en posesión de la palabra democracia, sino que, al tener un origen místico (una realidad que se quebró y la que hay que volver), se atribuyen una superioridad moral que hace imposible el diálogo.

El independentismo, marginal hace diez años, minoritario hace cinco, disfruta de un protagonismo con el que jamás soñó. Para ese bloque, después de navegar durante años, siglos, la costa está ahí, ya se ve. La política de lo peor es beneficiosa porque, además de sumar más actores, les permite lanzar su mensaje al mundo: España es represora e irreformable, una afirmación que se contradice con la realidad, producto de 40 años de descentralización.

El proyecto recentralizador, latente, pero más teórico que práctico, tambien cree estar ante su ocasión de oro. Tiene una excusa, la ruptura de la legalidad, y no tiene oposición. Para este bloque, después de 40 años de cesiones que han desdibujado su idea de carácter nacional, hay una ocasión para embridar este proceso no sólo en Catalunya, sino en otras comunidades. La política de lo peor es beneficiosa porque permite lanzar el mensaje a mundo de que la descentralización conduce a estas situaciones, algo que también se contradice con la realidad. También le permite sumar los apoyos, internos y externos, que nacen de la demanda de orden.

Y, en cada bando, está esa gente que aprovecha el momento para saldar sus cuentas y los hooligans que lanzan la botella de cerveza sin importarles dónde cae. Es el tiempo del orco. Es, en estos momentos, cuando más se echa de menos tener una organización que tenga una base ideológica que le permita analizar la realidad y establecer una estrategia en lugar de un colectivo que se va posicionando, incluso emotivamente, según los hechos. Pero no cabe lamentarse y, aunque parezca poco, hay que señalar a los mirabeaus que quieren verlo todo arder.

Los comentarios están cerrados