Generación cuqui

Los barrios de gente de 30 años se llenan de cosas cuquis: tiendas de vinilos, ropa vintage, cervezas artesanas o tartas de zanahoria. No sólo es gentrificación, sino una adaptación de la demanda a la oferta. No hay gastrobares donde ofrecen brunchs sólo porque sean cuquis, sino porque el personal no puede pagar restaurantes que den comidas enteras. 27 euros por dos tapas de crujiente de bla, bla, blac y bla, bla bla con reducción al Pedro Ximénez y una copa de vino ecológico es una cosa; 80 euros por primer plato, segundo plato, postre y una botella es otra.

Esa generación práctica una devoción vintage y busca una cierta tranquilidad, pero es probable que no sea una opción vital; es que no puede pagar lo contrario. Para quemar la noche, hace falta una tarjeta black. Cerrado el ascensor social, la nueva generación se mantiene a través de prácticas colectivas y de libre acceso (correr, tomar el aperitivo o aburrirse) o fetiches memorialísticos (vinilos o ropa), asequibles y, en ocasiones, conseguidos a través de transferencias intergeneracionales de renta (cumpleaños o reyes).

Es parte de lo que Bourdieu llamaba habitus, las prácticas que componen el capital cultural de una clase y que se imponen cuando el dinero (y sus posibilidades) ya no basta como distinción (el cine francés explica esto una y otra vez). Esa nueva generación, sin acceso ya a un proyecto global de vida, se aferra a esos habitus para creer que aún pertenece a la clase de sus padres y que este frío es transitorio hasta regresar al estado inicial.

Pero llega el invierno. Las jubilaciones medias, que han crecido un 10%, alcanzaron a los salarios hace tres años; el riesgo de pobreza de los mayores se ha reducido mientras han crecido el general y el de los jóvenes; el 80% de los pensionistas ayudan a sus hijos o nietos. Cuando esa generación colchón desaparezca, que lo hará, otra generación, la de las cosas cuquis, quedará a la intemperie.

Es el modelo anglosajón, el consenso del 89, refrendado en cada elección y al que “no hay alternativa”.

Deje un comentario