Palabras

El último libro de Félix Romeo se titula La noche de los enamorados. En él, se narra la historia de Santiago Dulong, bisnieto del primer alcalde republicano de Zaragoza, con el que el escritor compartió celda. Uno, por insumiso; el otro, por matar a su mujer, lo que entonces se conocía como crimen pasional. Romeo, en un libro que hoy aún sería moderno, dice que quiere hablar de las palabras. No es una defensa de la víctima, ni un cuestionamiento de la justicia. Sólo, las palabras.

Santiago Dulong fue detenido por matar a su mujer, María Pilar, alcohólica, prostituta o ex prostituta, y que mantenía relaciones con otros hombres. Esas palabras bastaron para condenarla. La petición inicial de cárcel fue de nueve años; un acuerdo entre el fiscal y el abogado dejó la pena en un año. Según el informe médico, los problemas causados por el abuso de alcohol agravaron el efecto de los golpes. Resumen: no quiso matar a una borracha, puta y adúltera. Las palabras.

Han pasado veintiún años. Hoy, habría otras palabras. Nadie hablaría de crimen pasional, sino de violencia de género y nada acompañaría a víctima. No es un consuelo, ahora que se acaba el verano, pero es conveniente tener un contexto. Es importante tener palabras.

Deje un comentario