Pánico en las calles de Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Santiago, Coruña…

Todo está en la canción de los Smiths:

Quemad la discoteca, ahorcad al bendito DJ porque la música que ponen constantemente no me dice nada sobre mi vida.

Y eso hizo la gente tomó la discoteca ayuntamiento, quitó al bendito DJ alcalde porque la música política no les decía nada sobre su vida.

PD: Un texto de hace un año:

Pongamos que Ganemos Springfield gana el ayuntamiento de Springfield. Comienza promoviendo el uso social de la vivienda, un mandato constitucional, y penaliza el uso especulativo de la vivienda. Y, después, resuelve el contrato de recogida de basuras con una filial de ACS, el de recogida de vidrio, el de atención telefónica a mayores, el de parques y jardines, el de los centros deportivos municipales, el de los centros culturales, que también gestiona una filial de ACS, etc.

También remunicipaliza el servicio de aguas y cancela el contraro con la eléctrica para asociarse con una cooperativa energética. Y cancela las cuentas que tiene en los bancos y funda una cooperativa de crédito local. Y se carga las suscripciones de prensa o la publicidad institucional. Y los contratos de telefonía, vechículos, mantenimiento, etc. Y racionaliza los horarios comerciales.

Podríamos seguir, pero creo que queda claro que el problema de que se produzca un cambio de gobierno municipal en 20 o 30 ayuntamientos importantes, comenzando por el de Barcelona, no son los carromeros que se van a quedar sin trabajo, sino los contratos empresariales que se van a perder. Y la previsible evidencia de que esa gestión pública, transparente y horizontal es más barata y permite, incluso, bajar el IBI, quitar parquímetros, eliminar la tasa de basuras, etc.

Deje un comentario