Pactar en Irán

La encuestas dicen una cosa que no se destaca. El 25 de mayo podemos levantarnos en un país en el que no haya mayorías absolutas. Según los sondeos, son muy pocas las instituciones con un ganador claro. Y es posible que, a partir de la publicación de las encuestas, un porcentaje significativo decida su voto. Hay quien ha descubierto nuevas candidaturas y hay a quien le ha entrado miedo.

Si las encuestas aciertan, en casi todas las ciudades, alguien tendrá que llegar a acuerdos con alguien o álguienes. Es posible que eso ralentice las decisiones, pero también lo hará con la corrupción porque nadie podrá colocar a toda su gente y, cuando haya problemas, nadie querrá que le salpique la mierda ajena.

Será muy interesante ver cómo se gestiona eso en un país que, como Irán en los 70, decidió en el XVI ser el defensor de la fe verdadera y renunciar a la cultura, la ciencia y la política. Un país en el que dialogar, y no digamos pactar, es perder.

1 comentario sobre “Pactar en Irán”

  1. José-Luis dijo:

    Somos un país cainita, donde pactar con el enemigo, aunque sea en provecho de ambos, se sataniza por las huestes radicales de cada una de las partes. Y mientras tanto, 30 años sin una ley de educación que sirva para los próximos 15 (con alguna que otra modificación, por supuesto).

    Son capaces de paralizar la Administración con tal de salirse con la suya (o no dar el brazo a torcer). Si llegara un político CON UN EQUIPO que se dedicara a aplicar el “sentido común”, gobernaría 20 años. Eso es lo que quiere la ciudadanía. Pero eso es muy difícil, porque la ideología está por encima de la política, de la POLÍTICA, con mayúsculas (aquella que debiera de servir para hacer la vida más fácil a los ciudadanos, y no para complicársela).

    Un abrazo, Dioni

Deje un comentario