El crematorio de los carromeros

Recalificaciones, escuchas, coches quemados, espías, volquetes de putas o reuniones con policías. Chirbes se quedó corto en Crematorio. Madrid, el PP de Madrid, da para mucho más y sus principales noticias políticas no se producirán este año, sino el que viene. Este año, sólo se producirá la derrota electoral; el año que viene vendrán las consecuencias.

El PP de Madrid domina la Comunidad, la Asamblea y 146 ayuntamientos. Hablamos de consejeros, directores, subdirectores, diputados, jefes de gabinete, directivos de empresas públicas y los que ahora tienen la contrata de mantenimiento de la empresa pública. A nivel municipal, concejales, personal de confianza, directivos de empresas municipales, empleados de empresas municipales y el que ahora proporciona los bolis a las empresas municipales.

En la mayoría de los casos, hablamos de personas con un alto nivel de vida: más de 50.0000 aurelios al año más tarjeta para comidas, bebidas y comidas. A ojo, como el FMI, podemos estar hablando de medio millón de personas, medio millón de carromeros de diferentes graduaciones. Si se produce un cambio político en la Comunidad, el Ayuntamiento de Madrid y la mitad de esos 146 municipios, la mayor parte de ese medio millón quedará desatendido.

En otoño, buscarán cobijo en la administración central; en enero, si llega la fragmentación de las Cortes, las posibilidades se reducirán. Quedará, emigrar a la meseta o a Galicia. Pero no habrá lugar para todos y el invierno será crudo. Y también, para las concesionarias, los medios de comunicación y los otros subsidiados, como las empresas de servicios (sanidad, educación, dependencia, etc.).

El PP no es tanto un partido político como un músculo. Es una estructura creada para alcanzar el poder y ejercerlo. No hay ideología, sino acción. Sin el poder, sin favores, ni prebendas, ni recalificaciones, ni cargos, ni publicidad institucional, ni derivaciones, será complicado mantener unido al grupo. ¿En torno a qué? Un músculo, si no se mueve, se atrofia.

La oposición será durísima, como en 2004, y altas las posibilidades de que oportunistas traten de montar sus propios partidos (sus Podemos de derechas). Políticamente, 2016 será más interesante que 2015. Este año, sólo habrá resultados.

1 comentario sobre “El crematorio de los carromeros”

  1. javier dijo:

    Te leo esto y se me ilumina la cara.
    Que puta es la esperanza, prende con nada, como la estopa.
    Y me parece a mi que al músculo, como no sea con músculo…

    FORÇA!

Deje un comentario