Un colega es un colega y Navidad es Navidad

Hace cinco meses, Pablo Abejas fue cesado como director general de Economía de la Comunidad de Madrid. Abejas, miembro, y presidente, de la Comisión de Control de Cajamadrid, había gastado una media de 35.200 euros en los siete años con su tarjeta opaca en los años locos (hoteles, restaurantes, bares de copas, chiringuitos de playa, estaciones de esquí, campos de golf, plazas de toros, peluquerías, tiendas de ropa y de muebles o viajes).

En su cese, Abejas se presentó como “víctima” y sostuvo que “era práctica habitual en la caja y en las empresas en general, nada hubo de irregular o ilegal en ello”. Y tenía razón. No se fue por moralidad, sino por cosas tan españolas como la envidia o el oportunismo. Y, pena de país, nadie valoró la extraordinaria capacidad de alguien capaz de pagar con tarjeta en un chiringuito de playa.

La corrupción es historia de España. Nada nuevo. La Contrarreforma estableció la fe por delante de la ciencia, la apariencia pública por encima de la moral personal, el enriquecimiento por encima del trabajo o lo personal (los contactos) por encima de lo general (la ley). Y de ahí ha venido su salvación. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, lo ha recolocado como consejero de la empresa pública Madrid Activa.

La recolocación se hizo sin publicidad alguna. Su nombramiento sólo figura en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) del miércoles 24 de diciembre (en Nochebuena, qué hermoso) de 2014 y ni siquiera aparece en la vistosa página web de la empresa pública, presidida asimismo por Fernando Bastarreche. Los gobernantes, como recordaba esta mañana Lluís Orriols sobre Rita Barberá, son responsabilidad de los votantes.

PD: No tengo claro que nos merezcamos otros gobernantes. Ojalá. Los que dicen que hay que pisar la calle deberían pisar la calle. No los actos de confluencia, las asambleas, las manifestaciones o los actos reivindicativos. No porque haya mucha gente es la calle. Hay que pisar la calle, la que no nos gusta, a pelo.

PD2: Los merezcamos o no, lo más probable es que Pablo Abejas se quede sin trabajo el próximo verano. Habrá muchos abejas, muchos carromeros sin trabajo y acostumbrados a un alto nivel de vida. En otoño, habrá muchos indignados de derechas. Ojalá logre encauzarlos Cuidadanos y no sea al revés.

Deje un comentario