Pirámide de Maslow política

EL Gobierno, la CEDA, está covencido de que lo que ha funcionado, funcionará. Es decir, lanzando porquería, real o no, sobre los demás, logrará desmovilizar a la oposición. Cree que el mensaje de “todos son iguales” le sigue beneficiando porque la oposición es menos pragmática y más idealista. Es probable que se equivoque. Y las encuestas lo demuestran. Estamos en otro nivel.

La pirámide de Maslow es una teoría psicológica que jerarquiza las necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas, los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados. Estamos en un nivel más básico. Hay un amplio sector de la población que quiere una cierta garantía de tener una casa con luz y agua, algo de comida todas las semanas y la seguridad de que el médico los atenderá.

En resumen, hay un sector del electorado que, quizá asume que todos sean iguales, pero solo pide un gobierno con un nivel más bajo de psicopatía. También por eso, las próximas serán las primeras elecciones en las que una buena participación perjudicará al PP, pero una gran participación lo beneficiará. Hay otro sector del electorado que cree que cualquier cambio hace peligrar su paquete básico.

PD: Publica Expansión:

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció ayer un programa de ayuda inmediata para hacer frente a la crisis humanitaria y la recontratación de los empleados públicos que fueron despedidos injustamente. Las primeras medidas a partir del miércoles incluirán ayuda alimentaria, electricidad gratuita y pleno acceso a la sanidad de los más castigados por la crisis. […]

El Gobierno reducirá en un 30% el personal de la sede del Gobierno, y en un 40% las escoltas del primer ministro. […]

En la lucha contra la evasión fiscal, el primer ministro anunció que se procederá inmediatamente al control de los grandes depósitos que no tienen justificantes fiscales. […]

Además, se eliminarán las leyes que amnistiaban de antemano a los funcionarios que trabajan en el Banco de Grecia y la entidad encargada de las privatizaciones, Taiped. […]

Tsipras desgranó una amplia reforma fiscal cuya filosofía será que cada ciudadano y cada empresa contribuya a los ingresos del Estado de acuerdo a sus capacidades y que no permita que las rentas más altas se libren de pagar impuestos. “Nos comprometemos a crear un sistema simple que trasladará el peso de imposición a los ingresos mas altos”, dijo y añadió que se restablecerá la base impositiva exenta en 12.000 euros anuales y se eliminará el polémico impuesto inmobiliario sobre la primera vivienda, que será sustituido por uno sobre las grandes propiedades.

Es decir, la izquierda radical es menos que keynesiana. No quiere montar un sistema empresarial público, ni intervenir en ciertos precios. Debería hacer pensar en cómo se ha movido el eje político: la democracia capitalista, defendida por una coalición de maoístas, trostquistas y eurocomunistas. Claro que, en el otro lado, está el despotismo corporativo.

Deje un comentario