El repliegue nacional para recuperar el cuadrado del poder

“Hace falta mucho patriotismo”, dijo Rajoy el domingo. “A partir del lunes acabamos con la humillación nacional”, dijo Tsipras el mismo día. En todos los nuevos actores políticos, Podemos, Frente Nacional, UKIP o procesos de Escocia o Catalunya, está presente la corriente de fondo del repliegue nacional y un fuerte cuestionamiento de las actuales estructuras de las Unión Europea.

Quizá es un reflujo del estado-nación tras una excesiva cesión de soberanía. Este es el cuadrado del poder, según Niall Ferguson.

ferguson

En los países de la UE, todos los vértices están debilitados y algunos, como el control de la deuda nacional o la dirección de la política del banco central han casi desaparecido. Los parlamentos también han diluido su poder y han cedido soberanía a instituciones de elección indirecta y sin control democrático. Solo queda la burocracia fiscal, que solo se aplica a la parte de la población con ingresos medios y bajos.

Es lógico que este sistema haya perdido legitimidad ante los ciudadanos que sufren precariedad o empobrecimiento. El Estado cobra más y ofrece menos. Podría decirse que la lógica del mercado, sobre la que se basa nuestro consenso ideológico, obliga a los ciudadanos a buscar alternativas más productivas.

Los estados-nación quieren recuperar su cuadrado del poder. Ese repligue nacional que recorre Europa puede ser constructivo, la desglobalización de Montebourg, o destructivo, el etnicismo de los neofascistas eslavos. Nada está escrito.

Deje un comentario