Tecno, croma y erecciones

Alexander Pistoletov se define en su página de Facebook como músico, pero es probable que esa mermada definición, que no hace honor a su trascendencia, se deba a la política de FB con el contenido explícito. En otras páginas, como esta, donde lo descubrí, Alexander Pistoletov es definido como actor porno, pero esa definición también se queda corta. No solo porque no pase de ser un exibicionista que mueva sus dubitativas erecciones a ritmo de tecno tras un croma con barcos, delfines o peleas de Mortal Kombat, sino porque es una metáfora viva que explica bien la situación económica actual.

Los vídeos de Alexander Pistoletov nos ayudan a entender noticias como la de hoy en Expansión:

Los dividendos marcan récord en 2014, hasta 42.200 millones

La Bolsa española despedirá el año como la más rentable por dividendo en Europa, con un rendimiento superior al 5%. Las compañías han distribuido más dividendos que nunca de enero a noviembre, un total de 42.200 millones de euros, que son un 81% superior a los de 2013. Esta cantidad nunca vista se debe a los dos dividendos históricos y extraordinarios repartidos por Endesa, que abonó en octubre 7,795 euros y 6 euros, respectivamente, a cada accionista, tras la venta de sus activos en Latinoamérica a su matriz Enel, y que supusieron un desembolso de 14.606 millones. Sin tener en cuenta estos pagos, la retribución de la Bolsa ascendería hasta los 27.470 millones, un 18% más que el año anterior y la cifra más elevada desde 2011. “En total, más de 93 cotizadas han repartido dividendos en 2014 y, en el último decenio, han remunerado con 265.000 millones de euros a sus inversores”, dijo ayer Antonio Zoido, presidente de BME, en el tradicional almuerzo navideño en la Bolsa de Madrid.

Las empresas del Ibex tributan a un tipo efectivo del 6% y, para muchas de ellas, es demasiado y casi la totalidad elude impuestos en paraísos fiscales. El tipo nominal es del 30% y esos 24 puntos se logran a través de deducciones o compensaciones establecidas desde los poderes públicos. Es demagógico, incluso populista, pensar en qué recortes se podrían haber evitado con esos impuestos. El golpe a la sanidad y a la educación fue de 10.000 millones de euros, una cuarta parte del dividendo repartido este año. Ojo, hablamos de dividendo, la parte del capital que se reparte entre los accionistas. El beneficio es mayor y, por lo tanto, más demagógico y populista.

El sistema productivo está sometido, como todo lo demás, a la industria financiera que no produce nada. No se parece a las llamadas de teléfono de Gordon Gekko, ni a las fiestas de Jordan Belfort, sino a Alexander Pistoletov exhibiendo su erección delante de un croma con barcos junto a mujeres de mirada muerta. Solo así, se entienden las palabras de Ángel Cano, consejero delegado del BBVA: “Es imposible sobrevivir con los actuales niveles de rentabilidad. El inversor no te lo va a aceptar”. Sí, han leído bien. Tecno, cromas y erecciones. Es lo que hay.

PD: Y así habría que entender la bajada del precio del petróleo. Si el sistema productivo fuera importante podría ser una buena noticia, pero como la base es la industria financiera es imposible hacer previsiones. Quizá la próxima semana descubramos un agujero por inversiones en futuros de fraking que, a su vez, provocará una convulsión mundial. Ni idea.

Deje un comentario